8 cosas que debe saber antes de irse a vivir con su pareja

Mudarse con alguien es una decisión que debe ser tomada muy cuidadosamente, con mucha conversación y compromiso. Por lo que, por más mariposas que usted esté sintiendo en el estómago por su amor, los expertos recomiendan tener en cuenta esto antes.

(Getty Images) (Getty Images)

La primera cogida de mano, el primero beso, el primer “te amo” y hasta conocer a los papás son grandes hitos de una relación amorosa. Sin embargo, ninguno tan importante y de tantos cambios como decir, “vámonos a vivir juntos”.

Tanto su vida personal como financiera cambiarán una vez empiecen a compartir la misma dirección, así el o ella ya pasen casi que todo el tiempo metido en su casa. Por lo tanto, antes de que incluso considerar sacar copias de las llaves, o llamar a esa inmobiliaria, los expertos aconsejan tomarse el momento de pensar.

"Lo más importante es que la pareja sea consciente antes de mudarse de por qué lo están haciendo", afirma la psicóloga y consultora de relaciones de parejas, Ana María Ossa. "Si es porque están eligiendo conscientemente llevar la relación al siguiente nivel, bien. Pero si es porque ya pasan casi todas las noches juntos, o el contrato de arrendamiento de una persona se ha terminado, o está más cerca del trabajo de alguien, o no le gusta su estilo de vida actual: disminuya la velocidad... Mantener una relación funcional requiere actuar con intención, no solo porque es más fácil o cómodo", señala.

Pero si usted y su pareja están en la misma página y se sienten realmente listos para entrelazar sus vidas y compartir una casa, aquí hay ocho cosas que debe tener en cuenta antes del gran paso.

Le puede interesar: La falla en su relación de pareja puede ser por la tecnología

1. Tendrá que hablar sobre el dinero

Una de las conversaciones más importantes pero difíciles que todas las parejas a largo plazo deben tener es esta, y es especialmente importante hablar de finanzas con su pareja antes de decidir mudarse juntos.

Necesita saber cuáles son sus hábitos financieros, incluidos los detalles de sus créditos y deudas, porque a partir de allí empezarán a crear una vida financiera conjunta. Como dice Ossa, "es vital que tenga una relación sincera acerca de cómo planea compartir los gastos de la vida y el hogar, el entretenimiento, el ahorro para el futuro, las vacaciones, los regalos, los servicios, etc...".

Si ve banderas rojas cuando se toque este tema, es mejor que le dé un poco de espera a la decisión, al fin y al cabo nadie sobrevive de amor.

2. Descubrirá nuevas incompatibilidades

Podría pensar que ya sabe todo lo que hay que saber sobre su pareja, pero una vez que vivan juntos, se dará cuenta de que hay muchas cosas de las que no estaba al tanto, incluidos algunos comportamientos que aún no han surgido, ya sean las diferencias de dinero, hábitos de gestión o limpieza, e incluso los planes a futuro.

"Esto puede ser algo bueno o malo, dependiendo de la naturaleza de los individuos, de su dinámica como dúo y de su deseo de compartir una vida sin salir corriendo a la primera señal de problemas", dice la psicóloga.

3. Sus estilos de vida individuales podrían cambiar

Cuando tiene su propio espacio personal, tiene bastante libertad para hacer lo que quiera, puede quedarse hasta tarde, dejar su ropa sucia en el suelo o ver tanta televisión como desee. Pero una vez que viva con su pareja, ambos tendrán que hacer algunos ajustes menores en el estilo de vida.

"Para que la transición a la mudanza sea suave, debe haber algunas discusiones con anticipación sobre cualquier preferencia específica y hábitos de estilo de vida", dice J. Hope Suis, escritora especialista en relaciones en su blog divorcedmoms.com.

¿Usted es alguien que se levanta temprano? ¿O es un búho nocturno? ¿Qué hay de la limpieza? ... ¿Quién va a tener el control de la televisión? Es posible que estas cosas no parezcan muy importantes al principio, pero tener su estilo de vida al revés y de repente tener que compartir su espacio no es tan glamoroso como puede parecer".

4. Habrá momentos estresantes

Es normal que su compañero se sienta irritado de vez en cuando, pero cuando viven juntos, hay muchas más oportunidades para esos pequeños momentos de molestia, y rápidamente aprenderá lo que le molesta a su compañero.

"Se pondrán en los nervios del otro cuando se muden juntos", dice Hope. "Aprenderá rápidamente lo que le molesta de su pareja. Desde dejar las tazas en el sitio donde no es hasta sacarse las “yucas” de las manos. Los hábitos molestos de su pareja se volverán cada vez más claros una vez que comiences a vivir juntos, por lo que debe estar preparado".

Siga leyendo: ¿Cuánto durará su matrimonio? Depende de lo que gaste en la boda

5. Tendrán que ponerse de acuerdo sobre los invitados

Las relaciones tienen que ver con el compromiso, y una de esas es acordar cómo, cuándo y con qué frecuencia invitar a personas a la casa. Ambos tendrán derecho a invitar a amigos o invitados, pero siempre anúnciele a su pareja primero en forma de cortesía. Pregúntele qué piensa sobre los invitados que vienen.

6. Su relación cambiará

Mudarse no significa que usted y su pareja evolucionarán en diferentes personas de la noche a la mañana, pero no es realista suponer que nada de su relación cambiará después de que vivan juntos.

"Las personas tienden a cambiar a medida que pasa el tiempo. Muchos aspectos de nuestras personalidades permanecen iguales, pero las cosas como nuestras metas y aspiraciones cambian. Espere evolucionar más que nunca antes cuando lleve su relación a este nivel y prepárese para adaptarse para que la relación funcione", afirma Ossa.

7. La comunicación será más importante que nunca

Para mantener una relación saludable, las parejas deben saber cómo comunicarse de manera efectiva, y una vez que comiencen a vivir juntas a tiempo completo, será más crucial que nunca poder comunicarse abiertamente y resolver los argumentos de manera saludable.

"Cuando tiene su propio espacio, es más fácil descargar frustraciones sobre las relaciones", dice Hope. "Usted tiene el lujo de llegar a su apartamento a dejar pasar la molestia de la discusión. Ya no. Así que busque siempre la forma de resolver los conflictos hablando”.

8. Mantenga viva la chispa

Requiere de mucho trabajo mantener vivo el romance para que vivir juntos no se sienta como una rutina. "Estar atrapado en una rutina ‘establecida‘ demasiado pronto podría hacerle reconsiderar su decisión. Pero la espontaneidad debería ayudar a contrarrestar eso y mantener la relación en un estado saludable para que la convivencia sea un éxito”.

Aunque hay mucho que considerar antes de mudarse con su pareja, sigue siendo un hito emocionante y feliz que vale la pena celebrar. Sí, habrá nuevos desafíos en el camino, pero mientras usted como su pareja estén igualmente entusiasmados para vivir juntos, y estén dispuestos a comunicarse y comprometerse, no hay nada que le impida vivir feliz para siempre ... bajo el mismo techo.

FP recomienda: Los 5 momentos financieros que definirán si usted sigue o no con su pareja

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.