| 11/3/2020 3:47:00 PM

Así han cambiado las preferencias financieras de los colombianos en la pandemia

Tras el coronavirus, 40 millones de personas se han bancarizado en América Latina. La crisis también ha estimulado el uso de diversas opciones de pago online y la planificación a largo plazo a través del ahorro.

Así han cambiado las preferencias financieras de los colombianos en la pandemia Cómo han cambiado las preferencias financieras de los colombianos. Foto: 123RF

La pandemia generada por el covid-19 ha cambiado, de una manera u otra, el mundo tal como lo conocíamos. La gente vive de manera diferente, compra de manera diferente y, en cierto sentido, piensa de manera diferente.

Las cuarentenas aceleraron los procesos de digitalización de medios de pago y ha hecho evidente la falta de inclusión financiera en el país pero, a su vez, ha sido un impulsor en la bancarización con el fin de hacer uso de herramientas financieras online. 

El coronavirus hizo que las personas sintieran la necesidad de hacer todo sin salir de su casa: pagar los servicios, comprar, hacer transferencias, pagar el arriendo, etc. 

Así, dado que la cuarentena obligó a millones de consumidores a adoptar comportamientos digitales por primera vez, la pandemia representa una oportunidad sin precedentes para transformar las finanzas digitales en América Latina, brindando nuevas posibilidades a la población más vulnerable de la región.

Un primer paso en esa transformación de las finanzas digitales consiste en aumentar la inclusión financiera. Según una investigación realizada por Americas Market Intelligence en asociación con Mastercard, 40 millones de personas en América Latina se han bancarizado en los últimos cinco meses. 

Pero, más allá de tener un producto financiero como una cuenta de ahorros, la inclusión financiera hace referencia a eliminar barreras como tarifas y restricciones elevadas, aumentar el valor de los productos y servicios al consumidor, tener una mayor educación digital y financiera, así como una mejor experiencia general del usuario. 

“La inclusión financiera ayuda a las personas a prosperar proporcionándoles las herramientas necesarias para lograr seguridad financiera, ser más productivos y vivir de manera más estable con vidas saludables y satisfactorias. A largo plazo, puede significar la diferencia entre la prosperidad y la pobreza”, afirma Kiki del Valle, vicepresidente Senior para Alianzas Digitales, América Latina y Caribe en Mastercard. 

Uno de los factores que ha sido decisivo en la bancarización durante la pandemia son los subsidios gubernamentales, pues el programa Ingreso Solidario en el país, y algunos otros como el Coronavoucher en Brasil o el Ingreso Familiar de Emergencia en Argentina, hicieron que algunos usuarios, que previamente utilizaban sólo efectivo, abrieran una cuenta bancaria. 

El estudio afirma que gracias a los programas de beneficios sociales durante el COVID-19, la población no bancarizada en toda América Latina se habrá reducido en un 25 por ciento.

El comercio electrónico

La crisis también cambió los hábitos de consumo y estimuló el e-commerce. Sólo en Colombia, las transacciones que se hicieron a través de comercios electrónicos entre enero y julio de 2020 aumentaron en 56%, comparado con el mismo periodo del año pasado. 

Pero no es un fenómeno exclusivo de Colombia. Durante los primeros siete meses del año PayU procesó más de 120 millones de transacciones en más de 25.000 comercios y tuvo aproximadamente 21 millones de compradores en la región.

En los últimos meses nos hemos enfrentado a grandes cambios en los hábitos de consumo y uno de los más importantes ha sido la migración hacia las compras online, que ha tenido estadísticas muy positivas. 

Los consumidores usan este tipo de canales, pues los consideran una forma cómoda, segura y confiable para hacer sus compras. 

Otros cambios

Los consumidores latinoamericanos han adoptado rápidamente diversas opciones de pago dentro de las aplicaciones bancarias y billeteras digitales como el pago de facturas, comercio electrónico, recargas móviles, y especialmente los pagos de persona a persona, que se han duplicado desde que comenzaron las cuarentenas. 

Además, la pandemia también está cambiando la actitud de las personas hacia la planificación de largo plazo: el enfoque del ahorro, que tradicionalmente se asocia con la riqueza, se ha extendido a los hogares de bajos ingresos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.