5 maneras para evitar que el estrés laboral afecte su relación de pareja

Cada vez los trabajos son más estresantes, pero esto no debe implicar que las preocupaciones también se vuelvan el centro de la vida familiar. Consejos para lograr un mayor equilibrio entre la oficina y la casa.

La pareja no tiene por qué aguantarse el malgenio y la preocupación constante de la oficina de su media naranja. La pareja no tiene por qué aguantarse el malgenio y la preocupación constante de la oficina de su media naranja.

Al final de un largo y tenso día en la oficina, a menudo muchas personas se desquitan del estrés laboral con su pareja y a medida que aumenta la presión con las preocupaciones laborales, también se presenta un deterioro de la relación.

Numerosos estudios demuestran que el estrés laboral es, de lejos, la principal fuente de preocupación para los adultos y además es una dolencia que se ha incrementado progresivamente en las últimas décadas. El aumento de los niveles de estrés laboral, entendido como la percepción de tener poco control, pero muchas exigencias en la oficina, está asociado con mayores tasas de ataque cardíaco, hipertensión y otros trastornos.

Esto no solo puede hacer que las personas se sientan insatisfechas con su trabajo y que su rendimiento se vea afectado, sino que también puede afectar su salud física y mental, así como su vida amorosa.

Es esencial, por ende, aprender a manejar el estrés en el trabajo antes de que se conviertan en un problema de largo plazo, del cual sea difícil recuperarse.

Expertos del portal de empleo Ladders consideran que la clave consiste en tratar de mantener las emociones controladas y la relación amorosa, con una prioridad. Para lograr ese objetivo, estas son sus recomendaciones.

  1. Re-canalice su estrés

Cuando sienta que sus niveles de estrés son máximos, recurra a actividades conscientes para reducir la intensidad.  En otras palabras, trate de encontrar una actividad que le ayude a reducir sus niveles de estrés como la meditación, la atención plena (mindfulness), crear el hábito de escribir un diario, hacer ejercicio o leer. Este enfoque consciente no solo puede ayudar a controlar el estrés, sino que también puede ser el catalizador para el autodescubrimiento y la inspiración creativa.

  1. Aprecie su relación

Si su pareja es importante para usted, significa que ella o él puede ayudarlo a lidiar con el estrés al hablar justamente de esos temas que lo tienen preocupado en la oficina. Hacer que su pareja se sienta insignificante porque usted llega enojado o grosero por su estrés laboral, no es justo con ella. Más bien, lo que se debe hacer es tratar a su pareja de una manera amorosa y respetuosa, lo que a largo plazo disminuye el estrés porque la relación será más sólida.

  1. Conviértase a sí mismo en una prioridad

Después de un día o una semana de mucho estrés evalúe qué es lo que necesita hacer para relajarse e intégrelo en su vida. Para algunas personas eso significa pasar un tiempo solo, para otros es tiempo con amigos o familiares; algunos necesitan ‘vegetar’ frente al televisor y otros hacen una larga caminata. Lo importante es tener presente que, si uno cuida de sí mismo, va a lograr mantenerse saludable mentalmente y va a tener el combustible necesario para cuidar a las personas y a las organizaciones que ocupan su corazón.

  1. Negocie lo que necesita

No asuma que las personas que ama pueden leer su mente o que sus necesidades se detienen porque usted está estresado. Siéntese con su pareja y negocie cómo puede obtener lo que usted y ella o él necesitan en esos momentos de gran estrés. Obtengan un punto de acuerdo y cumpla al pie de la letra lo que ha negociado.

  1. Identifique lo que le causa estrés en la oficina

Es útil identificar la causa del problema, pues sólo así podrá intentar gestionarlo. Algunas posibilidades son:

Trabajo excesivo: cuando participa en un gran proyecto en su trabajo, puede ser necesario pasar mucho tiempo en la oficina o verse obligado a llevar el trabajo a la casa. Si esto sucede con poca frecuencia es poco probable que se convierta en un problema, pero si regularmente tiene que quedarse hasta tarde o continuar trabajando desde su casa, puede comenzar a sentirse estresado.

Inseguridad laboral: no es sorprendente preocuparse si teme perder su trabajo en cualquier momento. Los despidos inminentes son muy estresantes.

Insatisfacción profesional: si su empleo no es una buena combinación para su tipo de personalidad, aptitudes, valores e intereses es poco probable que allí esté satisfecho, tal vez sea momento de pensar en un cambio de carrera.

Conflicto con su jefe o compañeros de trabajo: teniendo en cuenta la cantidad de tiempo que pasa en el trabajo, las buenas relaciones con sus colegas son imprescindibles. Estas pueden mejorar un buen trabajo o ayudarlo a sobrevivir a uno malo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.