¿Tiene alguno de estos malos hábitos? Entonces es más inteligente

Algunas veces hay que aceptar que las personas más brillantes aparecen de formas que no gustan a los demás. Pero la inteligencia se presenta de extrañas maneras.

123RF 123RF

La inteligencia se presenta de muchas maneras, por eso no hay que juzgar al prójimo por haber sido un vago en el estudio, hasta hay evidencia científica de que si usted tenía malas calificaciones en realidad es porque puede ser más listo. Otros estudios afirman que los olvidadizos o las personas que llegan tarde a todas partes es porque tienen una inteligencia superior a la del promedio.

Acuérdese que la inteligencia viene en muchas formas: emocional, matemática, espacial, artística, entre otras y, conforme a nuestro entorno, podemos desarrollar habilidades musicales, facilidad para enfrentar retos, para acercarnos al prójimo o ser brillantes en física pero muy malos para relacionarnos.

Siga leyendo: Maleducados o perezosos ¿Por qué hay personas que siempre llegan tarde?

Incluso, Shana Lebowitz, en un artículo escrito para BusinessInsider.com considera que hay ‘mañas’ o malas costumbres que indican que alguien es más listo de lo que puede pensar. Si bien, al llevarlas al extremo se convierten en vicios, tenerlas presente de vez en cuando pueden convertirlas en ventajas.

No se trata de vivir en una montaña de ropa tirada en la casa o de nunca encontrar las llaves porque inexplicablemente las deja dentro de la nevera. Sino de recordar que los personajes más destacados de la historia de la humanidad tenían deficiencias en algunos campos pero brillaron por su genio.

Por ejemplo, Albert Einstein, Steve Jobs, Mark Zuckerberg y hasta el expresidente de Estados Unidos, Barack Obama, renunciaron a pensar en qué ponerse y en su ropero guardaron la misma pinta para todos los días. Einstein decía que la energía de su mente no podía desaprovecharse en pensar qué ropa iba a usar.

Lo cierto es que Lebowitz enumeró los 10 comportamientos negativos que, contrario a lo que su mamá puede decirle, pueden ser positivos para usted, si los tiene. Aunque no se deje tentar por llevarlos al extremo.

#1. Procrastinar

En estos tiempos, hay montones de libros, estudios y artículos dedicados a eliminar la adicción a dejar para otro día sus compromisos. But Wharton, profesor y Adam Grant, autor del libro “Originals”, sostienen que se debería ampliar el significado de esta palabra y no verla solo como sinónimo de pereza, sino mejor como ‘esperar para hacer las cosas en el momento preciso’.  

Mejor dicho, al procrastinar está dando impulso a la creatividad porque usted se da la oportunidad de desarrollar su gran idea. Grant puso como ejemplo a Steve Jobs, quien retrasó algunas tareas y se benefició de ello. “Cuando Jobs dejaba de lado algunas cosas que no tenían posibilidades, ese tiempo lo gastaba bien para llevar a la mesa otras ideas divergentes, en vez de sumergirse en lo más convencional, en lo obvio, en lo más familiar”, indicó.

#2. Morderse las uñas

La explicación de esta desagradable costumbre parece que se relaciona con algún trauma en la niñez que derivó en la ansiedad y el estrés. En un estudio a 1.000 niños de 5 años en adelante, encontraron que ese comportamiento empezó en edades de 5, 7, 8 incluso a los 11 años. Alrededor de un tercio de los niños estudiados tenían la costumbre de comerse las uñas, chupaban dedo o desarrollaron ambos comportamientos.

Cuando crecieron y llegaron a los 13 - 32 años, los científicos desarrollaron test de alergias y encontraron que los comedores de uñas tenían menos disposición a desarrollar alguna alergia. Al mismo tiempo, los investigadores aconsejaron a los padres no motivar a sus hijos a que se mordieran las uñas o se chuparan el dedo pulgar. Los que abusan de este acto desagradable, terminan lastimando la piel del dedo y pueden desarrollar infecciones. Los que chupan dedo compulsivamente terminan deformando la alineación de sus dientes.

Le contamos 5 razones por las que ser un olvidadizo es señal de que es más inteligente

#3. Llegar tarde

Si usted es un impuntual crónico puede dar la impresión que es desorganizado, distraído o poco respetuoso del tiempo de los demás. Pero al mismo tiempo, la autora de “Never Be Late Again”, Diana DeLonzor, da claridad de los beneficios de llegar tarde. “Muchas personas impuntuales tienden a ser optimistas e irrealistas, y esto afecta la percepción de tiempo que manejan. Ellos están convencidos que pueden en una carrera, recoger la ropa de la tintorería, hacer sus compras y dejar a los hijos en el colegio, todo en una hora”, afirmó.

Es decir, las personas que van tarde tienen expectativas altas y esperan lo mejor, pero eso puede terminar convirtiéndose en un arma de doble filo.

#4. Quejarse

Nadie quiere de mejor amigo a una persona que una y otra vez, está quejándose por todo. Del clima, del dinero, de la salud, del país. Parecen inconformes y son víctimas de conspiraciones de la vida.

Pero estudios recientes citados por The Atlantic hallaron que los individuos que se quejan tienen más amplitud mental y adaptan en su mente resultados específicos sobre algo  y son más felices, que los individuos que parecen ser más simples. Si usted quiere quejarse hay formas de expresar mejor esa negatividad o terminará exacerbando la paciencia de quienes lo rodean. “Una queja efectiva es sobre un tema que puede ser remediado y es mejor si se dirige a la persona que tiene el poder de arreglarla”, señala la especialista Anisa Purbarasi.

#5. Mascar chicle

Es de mala educación hacer esto en una entrevista, así que evítelo. Pero si está solo, puede ser la clave de más productividad y relajación. Múltiples investigaciones sugieren que los mascadores de chicle se mantienen más alerta y otros estudios encontraron que las personas que tienen esta mala práctica se desempeñan mejor en test de inteligencia que aquellas personas que no estaban haciendo bombas con gomas de mascar.

Otros análisis indican que las personas que mascan chicle potencian su buen ánimo y reducen los niveles de estrés que produce la hormona cortisol.

#6. Tener desorganizado el escritorio

Si es de los que mantiene papeles desordenados en su puesto de trabajo, no haga nada, deje todo así. En algunos análisis se sugiere que las personas desorganizadas tienden a buscar mejor sus metas y se motivan a buscar el orden de otras maneras. En otras palabras, la persona desordenada a su lado también puede ser más productiva que los demás.

Le tenemos Tener la letra fea significa que es más inteligente que los demás

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.