Lo que debe tener en cuenta al cambiar de electrodoméstico

Cambiar un electrodoméstico no solo puede aportar al medio ambiente, también le puede ayudar a bajar el recibo de la luz. Estas son las claves.

Verifique bien el tipo de tecnología y el ahorro de energía de cada aparato Verifique bien el tipo de tecnología y el ahorro de energía de cada aparato

A lo mejor usted ya cree que tiene la edad suficiente y los ingresos que le permiten independizarse y arrendar un sitio para vivir. Apenas toma esa decisión, tiene que pensar en los electrodomésticos que le acompañarán en ese salto de ‘dejar el nido‘.

Es importante que se asesore porquen o puede comprar ‘a la topa tolondra‘ cualquier equipo demasiado viejo. Por dos cosas, algunos con un uso descuidado pueden funcionar mal, por lo tanto sus alimentos se pueden dañar. Lo otro, es que esas lavadoras y neveras antiguas gastan mucha energía, por lo que usted después terminará sufriendo por el costo de su recibo de electricidad. 

La tendencia actual consiste en aportar a las políticas favorables para el medio ambiente. No basta con que las personas reduzcan el uso de ciertos dispositivos que pueden generar un alto consumo energético, es necesario que las compañías elaboren productos que ayuden con la sostenibilidad del planeta.

Es por todo esto que las compañías fabricantes han desarrollado en los últimos años productos enfocados al ahorro de recursos como agua y energía. Actualmente, algunas de las lavadoras nuevas ahorran hasta un 80% de agua versus las máquinas convencionales -de carga superior- gracias a las tecnologías que diluyen rápidamente el detergente, generando mayor volumen de burbujas de jabón, lo cual reduce los ciclos de lavado.

Otros sistemas incorporados en las lavadoras nuevas cuentan con un sistema de lavado y secado combinado lo que permite reducir consumos. Esta tecnología permite que en un mismo dispositivo se puedan realizar dos lavados en simultáneo, una en carga frontal y otra en carga superior. Incluso, se puede realizar un lavado de prendas delicadas en el compartimento pequeño, sin necesidad de usar el tambor principal. Este producto proporciona ahorro de energía, agua y cuidado de las prendas.

De todos modos, cuide sus prendas, no sea que a lo mejor el dinero que tenga le alcance más para poder alquilar la ropa en vez de comprarla.

A la hora de comprar, verifique que las lavadoras de carga frontal reduzcan los tiempos de lavado. Algunos modelos permiten reducir el tiempo de ciclo en hasta 50% y el consumo energético en hasta 20%.

Lo mismo sucede con las neveras. Algunos de los nuevos modelos cuentan con tecnologías que ayudan a economizar energía y dinero, así como a contribuir a la construcción de un planeta más saludable y verde. Inverter es una de esas tecnologías presentes en varias marcas reconocidas. Con este sistema, (que en palabras sencillas es como pasar del carburador al sistema de inyección electrónica, pero por el lado de los electrodomésticos), podrá ahorrar en el hogar alrededor de un 50% de energía.

Es más, en esto el gobierno ya tiene un plan para reemplazar las neveras viejas por nuevas. Así que averigüe si usted es uno de los beneficiarios.

Los sensores incluidos en algunos modelos de neveras y lavadoras permiten detectar el peso y volumen de las cargas, de esta manera dosifican el consumo de energía. En el caso de las lavadoras reducen de manera automática el tiempo del ciclo, mientras que en las neveras racionaliza los esfuerzos para mantener los alimentos frescos.  

Un paso más adelante en innovación en los electrodomésticos está directamente relacionado con la integración de los electrodomésticos a internet. Samsung, por ejemplo, viene trabajando en neveras que ayudan a administrar los alimentos de manera adecuada para evitar su desperdicio, permite introducir y registrar la fecha de vencimiento a los productos que consume con el objetivo de ser consciente de aquellos que están próximos a vencerse. De esta manera, se minimiza el desperdicio de comida y se contribuye a la construcción de conciencia acerca del mal uso de los alimentos.

Falta más regulación

Los esfuerzos del Gobierno nacional para inducir al consumidor a un cambio de nevera o lavadora, parecen insuficientes. Luego de la reforma tributaria de finales 2016, que elevó el IVA del 16% al 19%, más de un colombiano aplazó la sustitución de este tipo de electrodomésticos, aun sabiendo que a largo plazo podría traducirse en un ahorro en los recibos de energía.

Ante esta compleja situación, el Gobierno decidió en 2017 sacar del congelador un decreto que buscaba reducir de 19% a 5% el IVA para este tipo de productos.

Sin embargo, varios importadores de estos productos criticaron la medida al considerar que había quedado mal diseñada.

Una nevera con tecnología de punta que permite un ahorro importante en el consumo de energía y evita la escarcha (frost) puede estar sobre los $1,5 millones. El decreto dice que, para acceder al beneficio, el valor del bien no puede superar los $950.000. Esa es una limitante.

Aun así no se desanime. Si la tecnología interna de la nueva lavadora o nevera que está viendo garantiza un ahorro de energía tan grande como el que hemos dicho, haga cuentas, pues seguro en pocos años habrá pagado esa inversión a través de un menor consumo de energía. Y ni hablar del impacto que se generará al medio ambiente, no solo por menor consumo de electricidad, pues también hay que decir que estos nuevos electrodomésticos usan menos gases tóxicos, materiales reciclables y menos poleas, correas y partes.

Eso sí, no lleve esa vieja nevera a la finca y no se le regale a la abuelita o la tía, pues le estará trasladando el chicharrón a otra persona y no hará su contribución al medio ambiente.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.