¿Aburrido de las medidas ‘anti-motos’? Para esto es que han resultado

por Ángela Castillo Durán

Normas como el uso de un casco que cumpla los estándares europeos, sumados a restricciones en la movilidad han llevado a que los bogotanos ‘se frenen’ en la compra de estos vehículos. Y para la muestra, un testimonio.

Istock Istock

Comienza el día y Danilo* se prepara para salir para su oficina, se pone sus botas que no solo protegen sus pies y tobillos, sino que además son reflectivas. Alista su casco que compró por internet y que cumple con las especificaciones del gobierno, que recientemente obligó a que esta protección se ajustara a los estándares de seguridad europeos. No sale sin su chaqueta totalmente reflectiva y acolchada y se ajusta los guantes. Al lado su esposa, aparte de preparar todas sus cosas se encuentra alistándose de la misma manera. Ella va a ser llevada a la oficina en la moto.

El trayecto desde su casa a la oficina es relativamente corto; si no tuviera que parar a dejar a su esposa a su sitio de trabajo, Danilo* se demoraría tan solo 20 minutos hasta su oficina. La ruta se complica en los días en que se tiene que desplazar en transporte público, y se duplica cuando se realiza la jornada del ‘Día sin carro y sin moto’. “Mientras me desplazo a la estación, espero el bus, llego a mi estación de destino y camino hacia la oficina puedo llegar a demorarme de 45 a 55 minutos” comenta.

Las vías de Bogotá se han vuelto caóticas por la llegada de más vehículos y motos, como también por la deteriorada y más reducida malla vial, según declaraciones de María Juliana Rico, Directora de la Cámara de la Industria Automotriz de la ANDI (Asociación Nacional de Empresarios de Colombia). En la última década un buen número de colombianos tuvieron un mayor ingreso, por lo que con esta mejor capacidad adquisitiva pudieron adquirir un vehículo para movilizarse. Además, las condiciones que ofrece el servicio de transporte público no son las mejores, por lo cual, algunos ciudadanos se motivan aún más en su deseo de adquirir su propio medio de transporte.

El comprar un vehículo como una motocicleta no sólo garantiza una movilización más rápida de un punto a otro en la ciudad, sino también más económica Los costos de mantenimiento de un vehículo de éstos no son tan altos y el combustible y demás insumos tampoco son valores tan altos.

Siga leyendo:La nueva norma que elevaría el valor de su próximo casco para la moto

La Secretaría de Movilidad de Bogotá en conjunto con la Agencia Nacional de Seguridad Vial, se han puesto a la tarea de educar por medio de campañas pedagógicas e iniciativas para que los conductores de motos sean más conscientes al momento de manejar este automotor y cumplan con las normas básicas de circulación en pro de una movilidad segura.

Actualmente existe una campaña en horario ‘prime’la cual se llama “abróchate el casco”, en la cual promueven que este elemento de protección sea portado por los usuarios de manera correcta y segura, garantizando plenamente cumplir su función.A ello replica Danilo que “la campaña es buena pero debería ser más enfocada a educar, que los controles en los retenes viales sean para verificar dichos elementos y no a buscar impartir un comparendo por cualquier razón”.

En cierta manera, y según él mismo afirma, las medidas que se toman son reactivas y no preventivas. El gobierno, sin embargo, ha lanzado unas recomendaciones para garantizar una movilidad segura y sostenible y está en continuas campañas para que los motociclistas sean conscientes que del comportamiento de ellos depende la disminución y sobre todo la eliminación de cifras de muerte por accidentes en moto.

Justamente, el 17 de abril de 2018, se cumplieron 14 días consecutivos sin accidentes fatales de motociclistas, según lo confirmado por las estadísticas que posee Secretaría de Movilidad de Bogotá. Esta es una cifra importante si se tiene en cuenta que el mercado de automotores aumenta cada vez que se implementa una nueva medida restrictiva, entiéndase “Pico y Placa vehicular”, “Restricción Parrillero Hombre”, entre otras, como no lo reafirma Rico.

En este caso, con la medida implementada por el gobierno distrital de restricción al parrillero hombre (aprobado bajo el Decreto 68 de 2018), las familias cuyos miembros se movilizaban en una sola moto han venido migrando a poseer dos motos para poder movilizarse y realizar sus distintas labores.

En otras situaciones, la moto no solo es un medio de transporte sino representa una herramienta importante de trabajo,por lo que estas medidas atacan principalmente a quienes viven con unos ingresos bajos y dependen de este medio como parte de su sustento, como nos lo reafirma la ANDI.

Le puede interesar:Todo lo que necesita saber sobre el SOAT

Danilo, quien piensa como otros motociclistas afectados por normas y sobrecostos, que el hecho de que aumenten considerablemente tanto el SOAT como la revisión técnico mecánica, hacen que cada vez más sea más caro estar al día con los requerimientos legales que exige la autoridad. Afirma que el gobierno debería intervenir muy seriamente los sitios donde se expiden de manera ilegal las licencias de tránsito, o incluso también los certificados técnicos y ambientales.

Más seguridad

La ANDI resalta el lanzamiento de Movemos Colombia: “Recomendaciones en movilidad segura y sostenible para motociclistas”, mediante el cual Auteco, AKT Motos, Incolmotos Yamaha, Hero, Honda Fanalca y Suzuki, empresas que representan el 96% de mercado de estos vehículos, se comprometieron a instruir a los usuarios al momento de la venta de las motocicletas nuevas para formar buenos actores en las vías, mejorar la movilidad, reducir la accidentalidad y llevar un mensaje de compromiso social. Se espera que esta iniciativa esté implementada en un 80% en el segundo trimestre del 2018 y en un 100% a finales de este año. Pero “todavía falta mucha educación y sobre todo cultura de hacer las cosas bien”, afirma Danilo.

Las medidas han arrojado resultados positivos, y así como hubo disminución en la tasa de mortalidad por accidentes de motocicleta, hubo disminución en hurto a personas en Bogotá de un 34% gracias a la restricción a parrillero, según informes de la Secretaría de Seguridad Vial en los primeros dos meses de implementado el decreto.

El gobierno realiza esfuerzos para garantizar la seguridad y cumplimiento de las normas, y los motociclistas realizan sus esfuerzos para seguir viviendo de su trabajo a pesar de todos los incrementos y “bloqueos” para convivir en una ciudad que no deja de crecer y exige mayores opciones para movilizarse de manera digna.

*Nombre cambiado

FP recomienda: Diez casos en los que una moto “tiene la culpa”, en un accidente

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.