| 7/17/2018 6:16:00 PM

¿Por qué los colombianos dejaron de comprar vivienda?

La fuerte caída de la economía y el descenso del consumo de los colombianos en los pasados cuatro años hizo que la inversión en vivienda pasara a un segundo plano. Pero al parecer ya se puede ver luz al final del túnel.

Por qué los colombianos dejaron de comprar vivienda (iStock Images)

Es innegable. No importa en la ciudad en la que nos encontremos, en cada esquina veremos letreros de “se vende” que probablemente lleven ahí un par de años y no hayan podido cautivar a ningún comprador.

Y lo cierto es que en tiempos de “vacas flacas”, hablar de comprar vivienda, especialmente de estratos medios y altos, se vuelve algo casi que imposible teniendo en cuenta la desaceleración que la economía ha vivido desde ese trágico bajonazo del precio del barril del petróleo a finales de 2014. Y Colombia, un país dependiente de este combustible tuvo que ver grandes consecuencias.

Siga leyendo: Cómo administrar el gasto para no descuadrarse

Una de ellas, y la que más recuerdan los ciudadanos de a pie, fue la reforma tributaria, que pretende llenar un déficit fiscal que el gobierno ya venía vaticinando. Y fue a finales de 2016 cuando la situación empezó a empeorar en los hogares colombianos.

El consumo se apretó y por ende, los carteles de “se vende” se multiplicaron, sin encontrar personas que estuvieran dispuestas a mitigarlos. Antes, las personas solían endeudarse hasta el 100% de su capacidad para adquirir vivienda, pero con el paso del tiempo y según datos del banco BBVA Colombia, ahora solo lo hacen en un 50%.

Por qué dejaron de comprar

Alejandro Reyes, economista principal de BBVA Colombia, afirma que lo que más afectó a la compra de vivienda fue lo que llamaron el efecto ingreso, “que fue un efecto fuerte después de la caída de los precios del petróleo y que no les llegó a los hogares tan rápido porque el gobierno fue un ‘buffer’ o amortiguador importante”.

Cuando empezó la crisis el gobierno asumió con deuda ese mayor déficit, pero como después el precio del crudo se quedó tanto tiempo abajo, no lo pudieron sostener. “Ahí ya tocó traducirlo a la actividad diaria de las personas y fue cuando ya se vio golpeada con la reforma tributaria. Entonces ese efecto no lo empezaron a ver los hogares sino hasta 2016, ahí fue cuando se frenó el sector de construcción porque los hogares dijeron -bueno esto ya no pinta tan claro, esperemos un poco-”.

Reyes afirma que para la recuperación en la vivienda se necesita que se mejore el ingreso. No solo basta con que las tasas de interés sean favorables o que la inflación sea favorable, ya que se necesita avanzar en ese aspecto porque es un compromiso a 15 a 20 años. “Si usted no tiene claridad en que su ingreso va a ser mejor, pues no importa que le regalen la tasa de interés, usted no sale a comprar una vivienda que igual le va a requerir un flujo de caja grande”, dice.

Le puede interesar: Cómo afecta el crecimiento del PIB al bolsillo de los colombianos

Los expertos afirman que esta última etapa de recuperación es la que apenas se está consolidando en este año. Apenas el PIB está empezando a reaccionar, el empleo también y cuando eso se consolide se reactivará el sector vivienda. “Para este año creemos que el crecimiento va a ser cercano al 2,8% que es un poco por encima del PIB con una recuperación casi de un punto de lo que crecimos el año pasado”.

Según Reyes esto no se alcanzará a ver casi este año, sino más a principios del 2019. “En temas generales de la reactivación primero viene consumo, luego viene inversión, dentro de esta inversión, vivienda, y finalmente obras civiles como por ejemplo temas de oficinas u otro tipo de construcción, esto un poco más tarde porque hay más excesos de inventario”.

La confianza de los consumidores y la disposición a comprar bienes durables ha mejorado, y esto lo demuestra el hecho de que la confianza de los hogares completó en mayo dos meses consecutivos en terreno positivo y las ventas al por menor en lo corrido del año crecieron 6,2% anual, según cifras del estudio de Proyecciones económicas pero el segundo semestre del año de BBVA Research.

La investigación también demostró que los servicios que están impulsando el consumo privado son el de comercio, turismo, diversión, y aunque los sectores encadenados con edificación seguirán en negativo hasta parte de 2019, los alimentos, bienes durables, de belleza y exportados tendrán mejor desempeño.

Juana Téllez, economista jefe de BBVA Colombia, afirma que se espera que sobretodo se recupere la vivienda de estratos altos y medios, ya que la vivienda de estratos bajos tiene una demanda muy fuerte. “En los primeros tenemos todavía bastantes unidades que si se recupera el mercado van a ir bajando muy rápidamente”.

Sin embargo los expertos siguen afirmando que aunque los colombianos están empezando a cogerle confianza al consumo, el crecimiento potencial de Colombia, estimado en 3,5% a 10 años, dependerá directamente de los esfuerzos que se hagan en la productividad nacional: en infraestructura, formalidad, digitalización y en diversificación de las exportaciones a través de la potencialización de la agroindustria.

Sin esto, la economía puede que esté sintiendo pañitos de agua tibia, y que alguno que otro cartel de “se vende” pueda ser quitado de la ventana, pero no alivia el problema de fondo.

FP recomienda: Un país digital hace la diferencia

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.