¿Quién responde si dañan su vehículo y ‘el de la moto’ se fuga?

Pasa mucho en ciudades con trancones como los de Bogotá, alguien golpea el carro, por lo general un motociclista, daña su carro y ‘se vuela’.

123RF 123RF

Los afanes, los trancones y la conducción temeraria son algunas de las causas por las cuales ocurren más de 70 choques simples en Bogotá, de acuerdo a las cifras que para 2016 tenía la Secretaría de Movilidad del Distrito. Y no es sencillo evitar que ocurra un accidente sin víctimas fatales, donde lo afectado son las ‘latas’ de los vehículos. Con tanto carro circulando en la ciudad es muy probable verse involucrado en un choque de tránsito.

El parque automotor sigue en aumento, pese a su menor desempeño en ventas. Según el Registro Único Nacional de Tránsito (RUNT), febrero de 2017 cerró con 21% menos matrículas que el mismo mes del año pasado. En el segundo mes del año en curso, se matricularon 60.150 automotores,  mientras que en 2016 cerró con  75.894 matrículas, un 21% menos.

Las estadísticas del RUNT, indican que entre los automotores que más se matricularon en febrero de 2017 se encuentran las motocicletas con 40.587, seguido de automóviles con 10.667 y camionetas con 5.600 matrículas. Bogotá es la ciudad del país donde más se han realizado matrículas, según las cifras correspondientes a febrero, con 6.823, le siguen Soacha (Cundinamarca) con 3.153, Envigado (Antioquia) con 2.898, Sabaneta (Antioquia) con 2.443 y Cali con 2.320.

Los dos primeros meses del 2017 suman un total de 119.756 matrículas de automotores en el país, es decir 13% menos que en el mismo periodo de 2016, cuando hasta esa misma época iban 137.969 matrículas. Es importante mencionar que el parque automotor del país llegó a los 13.026.458, de los cuales 7.331.904 son motocicletas y 5.694.554 vehículos, maquinaria, remolques y semirremolques, entre otros.

Con más de 7 millones de motos en las calles del país y más de 5,6 carros donde se cuentan vehículos, maquinaria, remolques y semirremolques, solo queda esperar que cuando usted se pone al volante de su automóvil no le pase nada malo. Conducir en Colombia casi es un acto de fe. Un caso sirve para explicar lo que muchos colombianos sufren con su carro y es una situación de todos los días.

Siga leyendo: Los seguros que lo protegerán mejor este 2017

Mientras Pedro* va camino a una cita en la carrera 11 con calle 80 de la capital del país, decide tomar la ruta que su Waze le recomienda en el celular. El navegador le dice que pase por el cruce de la autopista norte con calle 82, que a esa hora es la vía más lenta del mundo, por decirlo así. Al momento de tratar de arrancar para avanzar unos centímetros una moto pasa rápido y ‘¡zas!’ se lleva su espejo retrovisor del lado derecho. Obviamente ‘el de la moto’ siguió derecho y terminó escapándose, seguro que con una sonrisa de picardía por haber sido ‘el vivo’ que logró cometer la fechoría, sin pagar por su daño.

Pedro solo atinó a poner sus luces de parqueo, aguantó pito de los carros que esperaban en el trancón y se agachó a recoger los pedazos destrozados de su espejo. Miró al vacío y entendió que no había nada que hacer, sino meterse a su carro y tratar que ese ‘impasse’ no le dañara el día.

¿Qué se puede hacer?

Lo cierto es que como a Pedro*, es común que los colombianos que compraron un carrito para hacer sus vueltas, evitar el traumático y siempre inseguro transporte público y tener un medio para pasear solos, con sus parejas o familiares el fin de semana, saben que cualquier día, un irresponsable al volante le puede cerrar el paso y estrellarlo, o como en este caso, le rompen un espejo.

Le contamos Los vehículos más seguros que se venden en Colombia

Nos pusimos en contacto con un asesor de una aseguradora para saber si en este caso, el seguro todo riesgo de autos responde por el daño. Pero desafortunadamente, se necesita detener al responsable para que la aseguradora nombre a un abogado que se ponga al frente de los trámites para resarcir el daño.

Otra alternativa que tiene el afectado es determinar si asume la reparación del daño directamente o si afecta la póliza de autos todo riesgo para pagar del deducible, el cual puede tener un valor aproximado al salario mínimo o que corresponde al 10% del valor comercial del automotor asegurado.

En estos casos, es una decisión que depende del criterio del dueño del carro siniestrado. En muchas situaciones, para el caso de los autos de gama alta, este tipo de daños, hurtos, rayones terminan a cargo del seguro, ya que su arreglo es costoso y finalmente, para eso es que se compró la póliza.

Para otros, sencillamente lo mejor es sacar los $300.000 o $400.000 de comprar el repuesto necesario porque el deducible puede ser de $900.000 o más, dependiendo de las condiciones del seguro. Entonces, no tiene sentido sacar del bolsillo los $900.000 para comprar un artículo que solo vale $400.000. Estaría perdiendo alrededor de $500.000.

Además, para otros conductores es mejor no informar del año a la aseguradora para mantener incentivos como bonificaciones y descuentos a los que tiene derecho un conductor ‘prudente’. Otro camino que puede tomar un afectado es denunciar este hecho para que las autoridades investiguen y den con el culpable. Pero, es común que este tipo de situaciones no sean reportadas, ya sea por la falta de tiempo o porque la gente no confía en que el sistema se haga cargo de esta investigación. Además, muchas veces en esas oficinas le dicen a las personas que el trámite es más tedioso que el resultado, entonces por eso es mejor que ‘deje así’.

Por eso, esté atento a las maniobras, cuide su manejo, respete las señales y espere lo mejor para el resto del día, porque si no es en la vía, es posible que le rayen su carro en un parqueadero, le roben las luces o los limpiabrisas y cualquier otro inconveniente que se puede presentar.

Si le interesó, le sugerimos Las 9 señales en las que debe fijarse al tomar un seguro todo riesgo para su carro

*Nombre ficticio.  

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.