¿Cómo se calcula la calificación crediticia de un colombiano?

Conocer al gerente de un banco ya no basta para la aprobación de un crédito: ahora hay que convencer a complejos sistemas analíticos con IA que establecen el puntaje de aprobación o rechazo de una solicitud.

Getty Getty

Digamos que ha llegado el momento en que usted quiere ‘sentar cabeza’. Eso significa que está pensando en hacer un viaje al exterior, seguramente para continuar con su formación académica o va a viajar a aprender inglés. O tal vez, está cansado de no moverse con libertad a donde quiera y está mirando un automóvil.

A lo mejor es de los que se pone metas mucho más ambiciosas y está pensando en un crédito de vivienda para comprar un proyecto que en unos años se volverá una inversión y en un patrimonio donde usted puede refugiarse cuando llegue un periodo de estancamiento económico.

Ya no es el joven que solo piensa en pagar con crédito el celular, la rumba del fin de semana o la ropa que va a estrenar. Está pensando en endeudarse con propósitos de más largo plazo. Es cuando importa cómo ha manejado sus pagos y toda esa historia crediticia está guardada en las centrales de riesgo.

Actualmente en el país existen dos centrales de información, una de Datacrédito Experian y la otra es TransUnion Colombia. Ellos registran la hoja de vida financiera de millones de colombianos y se tiene guardada información positiva en un 90% de los casos, en promedio el otro 10% pertenece a colombianos que alguna vez entraron en mora. Es de común aceptación que los colombianos ‘buena paga’ tienen más concesiones y los favorece este comportamiento para obtener créditos de vivienda, vehículo o libre inversión.

Por el contrario, los que alguna vez presentaron mora, van a tener que mostrar otros soportes a los bancos para que sean objeto de un nuevo préstamo, pueden recibir intereses más altos y serán los primeros en ser llamados por el banco cuando se atrasan un día en el pago.

El colombiano promedio es un ciudadano de estrato socioeconómico clase media, que tiene un hogar conformado por tres personas  y que se mide mucho en su gasto. De acuerdo con un análisis elaborado por el BBVA Colombia, los hogares con ingreso inferior a cuatro salarios mínimos concentran un porcentaje mayor al 60% de los hogares en todas las ciudades.

Las ciudades donde es más alto el ingreso superior a los 4 salarios mínimos ($3.304.000 en 2019) son Bogotá (38%), Barranquilla (31,3%), Medellín (31,1%) Bucaramanga (30%) y Cali (26,4%). Eso significa que un hogar de padre, madre y un hijo, cada uno gana en promedio unos $1.625.000. Ojalá eso fuera así en todas partes pero como dijimos es solo un promedio, ya que se observa es que los hombres reciben un mejor ingreso que las mujeres, o incluso en algunas familias, la mujer no puede trabajar porque el hombre se impone y es el que trabajar para llevar el ingreso al hogar.

Le tenemos: ¿Debe menos de $156.000 al banco? Entonces le interesa este proyecto

El 3,1% de los hogares en el país tiene un crédito de vivienda. Bogotá y Manizales tienen la mayor penetración de este crédito en el país, con el 6,2% y el 7,1%, respectivamente. Entre las grandes ciudades, en Medellín la carga financiera hipotecaria es la más alta (24,9%*). En Manizales (12,8%) y Cali (13,2%), las menores. La carga financiera de mide como la proporción de lo destinado para el pago de la deuda con respecto a los ingresos disponibles. En ningún caso puede superar máximo el 60% y una carga financiera sana debería bordear máximo el 30%.

Pero se tiene a confundir que esa carga financiera se mide con respecto al ingreso total. Los expertos en manejo de finanzas dicen que la deuda no debe superar los porcentajes ya mencionados pero sobre los ingresos que quedan después de descontar los gastos que son imposibles de recortar como: alimentación, vestuario, servicios, pago de administración, transporte, etc.

Así va el crédito en Colombia

El crédito es uno de los productos financieros preferidos por los colombianos. Según la Superintendencia Financiera, el total de endeudamiento que las personas tienen con los bancos, las entidades crediticias y las cooperativas, a enero de 2019, alcanzó los $222 billones lo que arroja un promedio de crédito de casi $4,5 millones por cada colombiano. A esto hay que sumarle el endeudamiento de las empresas, que está en $240,5 billones, para un gran total de $462,5 billones en créditos en Colombia.

En las últimas décadas, los colombianos han sido testigos de la evolución en la gestión de los créditos: de tener que llenar engorrosos formularios y esperar la aprobación durante varios días, semanas o hasta meses, se ha pasado a aprobaciones express, las cuales, son hechas en menos de 10 minutos y tan solo presentando la cédula o incluso compartiendo su perfil en una red social.

Un robot mide su puntaje crediticio

Contrario a lo que se cree, los procesos para decidir a quién se le puede otorgar un nuevo crédito y el monto aprobado ahora son más sofisticados y precisos que antes. La tecnología y más específicamente la analítica avanzada basada en inteligencia artificial, es una de las soluciones que permite que las entidades financieras conozcan de antemano el perfil crediticio del aplicante y puedan consultar en tiempo real quién es apto para un nuevo crédito, quién podría estar sobre endeudándose, qué monto se debería aprobar para que la persona no vaya a entrar en problemas de morosidad, etc.

“Incluso se pueden hacer análisis de datos más sofisticados, por ejemplo: cuando está pronto a iniciar un campeonato importante de fútbol y si la persona es aficionada, es probable que se endeude para comprar un televisor o para viajar. También, cuando hay un festival de música como Estéreo Picnic, los bancos ya pueden saber por los comportamientos históricos, cuáles usuarios van a usar sus tarjetas para comprar boletas y lo mismo sucede en fechas como las del Día del Padre o la temporada escolar, que representan gastos adicionales y por ende la oportunidad de ofrecer proactivamente productos de crédito a personas seleccionadas, usando analítica avanzada”, explica Javier Rengifo, Senior Manager de Customer Avisory de SAS Institute, una de las compañías que dan a los bancos esa inteligencia para tomar decisiones a partir de los datos.

Hoy, todos los bancos incluidos en listados como los de Fortune y Forbes trabajan con SAS Institute, implementando soluciones como SAS Credit Scoring (Fábrica Analítica de Modelos de Crédito) o soluciones de Inteligencia de Clientes, las cuales permiten gestionar el ciclo de vida de los clientes y productos estrella para mejorar la colocación de créditos sin poner en riesgo la calidad de la cartera.

Siga leyendo: Mitos acerca de Datacrédito sobre su historial crediticio

Algunos secretos de estos sistemas

En la actualidad, el análisis avanzado de los datos rige la toma de decisiones en el sector financiero. ¿Cómo es posible convencer un sistema analítico basado en IA para que apruebe un crédito?

Una primera y gran recomendación es cuidar los comportamientos históricos, porque estos son la base de datos que alimentan los sistemas analíticos”, explica Rengifo. “SAS Credit Scoring recoge la información histórica para hacer proyecciones futuras. Si una persona tiene buenos o malos hábitos de pago, esto ya marca algunos puntos positivos o negativos”, agrega el experto de SAS.

Adicionalmente, por cada producto que saca un banco, se hace un modelamiento de los grupos ideales de usuarios. Luego se verifica si la persona que está aplicando al crédito pertenece de antemano a este grupo, si es así, entonces tendrá más posibilidades que le aprueben el crédito.

Por ejemplo, si un banco lanza una nueva tarjeta de crédito con beneficios y descuentos para gastos de viajes; y usted es considerado un viajero frecuente, tiene capacidad de endeudamiento y buenos hábitos de consumo y pago; entonces, todos estos elementos se correlacionan en el modelo analítico y su calificación crediticia aumentará sustancialmente, lo cual, ayudará para que dicha tarjeta le sea aprobada fácilmente.

Un nuevo elemento que se ha empezado a tener en cuenta en estos modelos; es el comportamiento de los usuarios en los entornos digitales y más exactamente en las redes sociales.

“La gente comparte sus planes, decisiones, inversiones y propósitos en las redes sociales. Incluso comparten su estado de ánimo sentimental o laboral”. Toda esta información podría ser utilizada hoy en día para calcular la calificación para un crédito. Si la persona no está feliz en su trabajo, es muy probable que en el corto plazo se quede sin empleo y esto afecte su capacidad de pago. Esto suena a ciencia ficción, pero hoy en día la tecnología está disponible para hacerlo: son los sistemas de analítica e inteligencia artificial con los que ya cuentan la mayoría de las entidades financieras en la actualidad”, concluyó Rengifo.

FP recomienda: ¿Cómo evitar que su primer crédito se convierta en un problema?

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.