Hábitos que le evitarán el estrés en el día a día

¿Se siente agotado solo con la rutina laboral y no le alcanza el tiempo para nada ? Quizás no está preparando su cuerpo para el “trajín” ni se está organizando para que sus tareas sean más efectivas.

123RF- Vasily Pindyurin 123RF- Vasily Pindyurin

Dolores musculares, debilidad, somnolencia entre muchas otras sensaciones más puede causar el estrés que agobia a muchos en la actualidad, mejor conocida,  sin más ni menos, como la enfermedad del siglo XXI. Al parecer la celeridad del mundo gracias a las nuevas tecnologías se nos ha contagiado, queremos todo ya, nos molestamos si no nos responden un correo de inmediato, si nos dejan esperando en línea o  en visto por whatsapp.

Le recomendamos leer: 7 ejercicios sencillos para entrenar la concentración y ser exitoso

Hoy somos multitarea, en el computador tenemos más de seis pestañas abiertas y mientras que estamos conduciendo, cocinando incluso antes de dormir o viendo la televisión andamos con el celular en la mano. Este “corre, corre” diario es el que nos lleva a “mil” y por supuesto el que nos mantiene estresados.

Nuestra mente está aquí y allá, y no se centra en una sola cosa, el tiempo se nos pasa tan rápido que cuando queremos dedicarnos a algo aparece la excusa “ya no puedo hacerlo, es muy tarde” sin embargo, estos bloqueos mentales debe dejarlos a un lado si quiere acabar con el estrés y hacer actividades que lo mantengan con la energía en alto y lleno de motivación.

Existe una técnica proveniente del budismo que lo ayudará a ser exitoso, se trata del Mindfulness, que más que ser solo una práctica de meditación, es un estilo de vida o mejor una filosofía a la que se le suele definir como la concentración de la atención o la conciencia para mejorar la calidad de vida.

Las técnicas son varias, la persona es la que decide qué hacer, en qué momento y para qué utilizarlo, de acuerdo con el blog Psicología y Mente de Jonathan García-Allen,  psicólogo y entrenador personal, se ha demostrado que ayuda a prevenir las recaídas en la depresión porque se concibe como un recurso que debe ser utilizado para intervenir sobre objetos concretos, aunque también hay personas que lo usan en el día a día simplemente por vivir la experiencia, mientras que a otras les sirve para el desarrollo de la resiliencia.

La tarea principal de está técnica es trabajar la concentración y centrarse en la conciencia plena y la autoaceptación. La idea es que usted se relaje para que sea consciente de su cuerpo, que se centre en sus pensamientos y que sienta las sensaciones que algunas situaciones le pueden traer.

¿De qué sirve está técnica?

Sin importar si se es certificado o no, si se tiene experiencia o si se ha estudiado X o Y cosa, usted puede usar está técnica para sentirse mejor. De hecho, Maria Camila Urzola, fundadora de Yourz, una empresa de  terapeutas y coaches, asegura que está forma de vida le ayuda a:

  • Reducir el estrés para tener mayor efectividad en lo que se hace y mejorar la productividad en el trabajo.
  • Potencializar la experiencia emocional.
  • Tener la capacidad de adaptación y aceptación a los cambios.
  • Implementar diferentes pausas activas.
  • Mantener un equilibrio entre el espacio personal y profesional.
  • Mantener una concentración elevada.
  • Tener mejores relaciones y comunicaciones con su equipo de trabajo como líder y como persona en diferentes situaciones.
  • Construir un hábito

Tipos de prácticas

De acuerdo con Urzola, puede encontrar dos: las formales, que es cuando usted ya tiene una rutina establecida, es decir, que ha tomado un tiempo de su día, unos ejercicios y una hora en particular para dedicarse a ello, es prácticamente un hábito que ya se ha vuelto necesidad. Por ejemplo, meditar una hora diaria.

Y las informales, que se dan en cualquier momento del día, sin tener una predisposición, solo basta con que usted sea consciente de lo que está haciendo en el preciso momento que  ejecuta una  actividad, un ejemplo es cuando usted se desplaza de su puesto de trabajo al baño y en ese trayecto hace consciencia de los músculos que se están moviendo.

Claves para practicarlo

Urzola señala que la práctica constante es la que construye el hábito en nuestro día a día y aunque depende tanto de la disposición como del interés de cada persona para lograrlo, existen algunas claves que le pueden facilitar este proceso, algunas son:

  • Debe ser permanente, es decir, realizar el ejercicio a la misma hora todos los días.  Si usted decide empezar en la mañana continúe siempre en estos horarios.
  • De acuerdo con el Blog Psicología y Mente, los ejercicios deben practicarse diariamente durante medio día, sin embargo, para comenzar le recomendamos  sesiones cortas de diez minutos.
  • La técnica informal la puede practicar en cualquier lado, sin embargo, para la formal le aconsejamos que busque sitios libres de ruido, con una temperatura de entre 18°C y 25°C.
  • Ponga en silencio su celular y evite cualquier tipo de alarma cerca.
  • Si va a practicar meditación es recomendable que use ropa cómoda, que ponga música de fondo, que se siente en el suelo y que siempre emplee una postura en la que la espalda mantenga  un ángulo recto.

Ejercicios

  1. Tome diez minutos para ser consciente de su respiración, debe contar 21 respiraciones de inhalación y 21 de exhalación.
  2. Disfrute los primeros tres minutos de su plato de manera consciente, observe lo que va a ingerir, descubra cada sabor y después sienta lo que sucede dentro de su cuerpo.
  3. Cuando camine de un lugar a otro procure contar los pasos y cuando esté en la oficina o algún lugar en particular, cuente los bombillos y las puertas.
  4. Haga dibujos usando colores que le gusten, póngale  atención a cada detalle de lo que está trazando y a la vez sea consciente de su respiración.
  5. Mientras que come ya sea en el desayuno, almuerzo o la cena puede concentrarse en los movimientos que hace con su boca.
  6. Haga un escáner corporal durante 20 minutos, a este ejercicio también se le llama barrido corporal o body scan, la idea es que se ponga cómodo, cierre los ojos, le preste atención a su respiración y sienta cada parte de su cuerpo, por ejemplo, que tensione una pierna y luego la suelte levemente.
  7. Permanezca atento durante unos segundos a los sonidos de su alrededor, se trata de oír lo que más se pueda tal y como suena sin identificarlos, solo pensar sobre ellos y clasificarlos como agradables o desagradables. El ejercicio tiene como objetivo conocer el silencio y el sonido no conceptual (sin pensar) sino más bien experiencial (sintiéndolos).

También le puede interesar: ¿Estresado en su oficina? Haga estos ejercicios para calmarse

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.