| 11/10/2011 7:28:30 PM

Siete síntomas de malos hábitos financieros.

Siete síntomas de malos hábitos financieros. Siete síntomas de malos hábitos financieros.

Sus finanzas familiares también sufren dolencias. Cuando su bolsillo empieza a sufrir una dura enfermedad financiera y sus defensas económicas son casi nulas, usted pudo haberse contagiado de malos hábitos financieros.

 

A continuación vamos a detallar algunos comportamientos que lo podrían estar llevando a la “tumba financiera” y al fin de su tranquilidad y la de su familia. Para que esto no le pase, tome nota y esté atento a los siguientes síntomas:

 

1.       Siente que todos los meses le hace falta dinero. Si frecuentemente usted siente que el dinero no le alcanza, debe tener en cuenta que el ingreso no es el único problema. La solución más sencilla es realizar un presupuesto mes a mes para que pueda controlar los gastos y ajustarlos a sus ingresos, dependiendo de sus prioridades y objetivos familiares.

 

2.       No planea, vive el momento sin pensar en el futuro. La planeación es una de las  claves para gozar de una buena salud financiera familiar, entonces  ¿Por qué pensar solo en el corto plazo? Tenga en cuenta que para lograr la mayoría de los objetivos familiares usted necesita de una buena distribución de los recursos monetarios disponibles. Para esto, le recomendamos realizar una lista de objetivos organizados por prioridad y por el tiempo con el que cuenta para realizarlos; así podrá establecer un fondo de ahorro que le permitirá cumplirlos uno a uno.

 

3.       Recurre constantemente a su tarjeta de crédito.  Si usted cree que los mecanismos de financiación son una extensión de sus ingresos, tenga en cuenta lo siguiente: Usted siempre va a pagar un mayor valor correspondiente a los intereses y cuotas de manejo, por lo cual terminará pagando mucho más de lo que realmente costaba su compra. Esto conlleva a sacrificar parte de sus recursos futuros por una compra en el presente; por tal razón le recomendamos que trate de utilizar su tarjeta de crédito eficientemente y sin diferir a muchas cuotas.

 

4.       No se preocupa por salvaguardar sus activos.  Recuerde que nadie está exento de eventos adversos que afecten las finanzas familiares.  Sin pensarlo, los eventos catastróficos pueden estar más cerca de lo que usted piensa y pueden afectarlo de forma inesperada. Por tal razón, le sugerimos considerar las  pólizas de seguros como un mecanismo que le permitirá cubrirse del riesgo de perder sus activos familiares y le evitarán incurrir en gastos excesivos por reparaciones.

 

5.       Muchas veces compra cosas que no necesita. “Me lo merezco”, “un gustico”, “solo una vez al mes”, “de vez en cuando”, “hace mucho no lo hacía”, son algunas de las frases con las que justificamos compras innecesarias. Por tal razón, recuerde que debe cubrir primero sus gastos prioritarios antes de incurrir en este tipo de gastos que si bien no son importantes, suelen siempre ser urgentes.

 

6.       Tiene referentes o aspiraciones muy altas. Recuerde que sus objetivos familiares deben ser alcanzables y acordes a su presupuesto familiar; si bien está permitido soñar y fijar altos estándares de vida, tenga presente que para alcanzar estos sueños debe lograr una sostenibilidad financiera, siendo consciente que entre más altos sean estos sueños, mayor esfuerzo tendrá que hacer hoy en términos de deseos y ahorro, para poder alcanzarlos.

 

 7.       Siente temor por las inversiones. No se necesita de mucho dinero para realizar inversiones, con una pequeña suma puede empezar a invertir. Piérdale el temor a las inversiones y no siga esperando para hacerlo; el mercado ofrece opciones de inversión con bajo riesgo que le podrían generar unos ingresos extras, que no le caerían nada mal.

 

Finalmente, Si usted padece alguno de estos síntomas, está a tiempo de tomar medidas para contrarrestar la enfermedad financiera que podría hacerlo sufrir. Recuerde siempre lo que alguna vez  dijo Benjamín Franklin: “Cuida de los pequeños gastos; un pequeño agujero hunde un barco”. 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.