| 1/18/2019 10:54:00 PM

¿Ahorra cada año sus cesantías? Si lo hace, está usándolas de manera inteligente

Antes de hacer cualquier presupuesto con este dinero que su empleador le debe consignar a más tardar el 14 de febrero, le contamos cuál es el uso adecuado, ya que solo puede disponer de esa prestación social en casos definidos por la Ley.

cómo calcular mis cesantías y cómo debería usarlas iStock

Primero queremos desearle que el 2019 haya empezado con un buen trabajo este año y que haga parte de la población que actualmente tiene un empleo fijo. Las últimas cifras del DANE con corte a noviembre de 2018 indicaban que había un total de 22.462.000 colombianos ocupados, con un descenso de 1,8% en este indicador, frente a lo reportado en el mismo mes de 2017, cuando se encontraban 22.873.000 colombianos ocupados.

Sin embargo, otros ciudadanos no estaban ante una buena situación y se encontraron despedidos o desempleados y a esa población pertenecían un total de 2.156.000 personas en la búsqueda de una vacante para trabajar. La situación es crítica porque cuando no se generan ingresos, las cuentas de la casa crecen, los que tienen hijos necesitan darles alimentación, educación y vestuario. Además se siguen pagando las cuotas de los créditos como el de vivienda o también hay que estar al día con el extracto de la tarjeta de crédito.

No todo tiene que ser malas noticias. Las personas que se quedaron sin trabajo de un momento a otro y estuvieron vinculados a una empresa tienen un beneficio que se creó en 1945. Hace 74 años nacieron las cesantías como un mecanismo de protección para el desempleado. En su origen eran de carácter indemnizatorio, con aplicación exclusiva al sector público, con el propósito de cubrir o prever las necesidades del trabajador con posteridad al retiro.

Este se constituyó como un ahorro obligado para cubrir el riesgo de desempleo cuando el contrato terminaba sin justa causa. Después, se amplió el espectro para la terminación del contrato sin importar el motivo de retiro y más adelante, en reformas posteriores, el ámbito de aplicación se amplió también a los trabajadores del sector privado, sin importar el motivo de terminación del contrato.

De acuerdo con información de Protección, una de las administradoras de fondos de pensiones y cesantías del país, el auxilio de cesantías, como también es conocido, nació como una forma de protección a los ‘cesantes’ como se les conoce también a las personas que han perdido su empleo. Después de su creación, la ley ha venido teniendo ciertos cambios a conveniencia de la fuerza laboral del país. En 1990, se incorporó la Ley 50 del régimen especial de cesantías, en la que se obliga a los empleadores a consignar en los diferentes fondos las cesantías de sus empleados acusadas en el año inmediatamente anterior.

De acuerdo a la normatividad vigente, las cesantías solo pueden retirarse de manera parcial o total en solo tres casos: cuando el trabajador pierde su empleo y está cesante; si es para la remodelación o compra de vivienda y por último, para educación.

Las cesantías se liquidan desde el 1 de enero al 30 de diciembre cada año. El trabajador recibirá un mes de salario si cumplió ese tiempo y le serán consignados en el fondo de cesantías de su elección. Y si trabajó menos tiempo en el año, se le pagan las cesantías de manera proporcional. La fórmula para calcularlas es muy simple:

Salario mensual x Días trabajados ÷ 360 = cesantías.

Algunas cifras sobre cesantías en Colombia

Según Asofondos (Asociación Colombiana de Administradoras de Fondos de Pensiones y de Cesantías), los datos de pago de cesantías a los trabajadores en 2018 superaron las expectativas. De acuerdo con el balance entregado el año pasado, los afiliados a fondos de cesantías recibieron $5,6 billones, 11,9% más que año inmediatamente anterior.

El dato de ese año superó las expectativas de la industria que esperaba un crecimiento de 9% y cuyo resultado fue mayor al recaudo que se registró en el 2017. “Son excelentes noticias las cifras reveladas sobre recaudo de las cesantías, cuya tendencia creciente muestra las bondades y fortaleza del empleo formal. A la vez, se confirma el voto de confianza de los afiliados en el manejo responsable y eficiente de las administradoras de estos recursos”, aseguró Santiago Montenegro Trujillo, presidente de Asofondos.

Lo malo ocurre cuando llega esa plata y de inmediato los trabajadores creen que les llegó ‘un dinero extra’. Para Nicolás Carrero, fundador y director de la firma de abogados y contadores Carrero & Asociados, se presentan muchos casos en que los trabajadores piden a sus empresas que ese dinero les sea pagado con un cheque o a su cuenta de nómina. Con solo presentar el certificado de tradición y libertad, con una cotización de materiales o una factura de un maestro de obra, el empleado pide que no se gire el dinero a su fondo de cesantías.

“Por eso se presentan casos de empleados que en los últimos 5 años han remodelado la cocina 3 veces y el baño 2 veces. Entonces se desvirtúa el objeto inicial para el que fueron constituidas las cesantías, ahí es donde uno ve una debilidad en la norma, que debería fortalecerse un poquito más para tener la plata allá guardada para lo que es”, indicó el experto.

¿Se pueden invertir las cesantías?

Este dinero que es suyo por derecho no permanece quieto sino que es invertido por parte de la administradora de cesantías. Resulta que este dinero es invertido en portafolios financieros que combinan productos de renta fija y de renta variable, inversiones que deben garantizar rentabilidades que permitan remunerar los ahorros realizados, en condiciones de riesgo financiero razonable y con niveles de diversificación que permitan minimizar los riesgos financieros.

Para sacarle el mayor provecho al ahorro, en los fondos de cesantías los afiliados pueden elegir cómo distribuir su ahorro entre los portafolios de corto y largo plazo, según el perfil de riesgo y el tiempo que planean dejarlas ahorradas. Es importante tener presente que entre más tiempo se ahorren, mayores serán los rendimientos:

  • El portafolio de corto plazo está diseñado para los trabajadores que piensan retirar sus recursos próximamente, por ejemplo para educación o desempleo. Según lo establecido en el régimen de inversión, el portafolio de cesantías de corto plazo por su composición y características, es conservador y no debe registrar movimientos pronunciados.
  • Por el contrario el portafolio de largo plazo está orientado a personas que pueden permanecer más tiempo en el portafolio y asumir un mayor riesgo a cambio de una rentabilidad más alta. Este portafolio es ideal para ahorrar las cesantías por más tiempo, por ejemplo para educación a largo plazo o compra de vivienda, pues la rentabilidad en un período amplio podría ser mayor a la del portafolio de corto plazo.

Cabe indicar que la Superintendencia Financiera, el pasado 10 de enero de 2019 fijó la rentabilidad mínima para los portafolios de cesantías de corto y de largo plazo. Para el de corto, la rentabilidad mínima exigida a los fondos de cesantías quedó en 2,41% y para el de largo, en 1,83%. Pero las entidades vigiladas siempre superan esos porcentajes y en el caso de Protección a corte de octubre de 2018, el portafolio de corto plazo entregó una rentabilidad a 90 días de 3,80%, mientras que la rentabilidad del de largo plazo en un período de dos años fue de 4,11%. Eso quiere decir que por cada $1 millón ahorrado en esa entidad, la rentabilidad de corto plazo fue de $38.000 y si ahorró en el esquema de largo plazo la ganancia fue de $41.100.

Para tener en cuenta

  • Aunque el llamado es a las empresas a estar al día con las cesantías de sus empleados, si usted contrata personas para el aseo, conductores o vivientes de finca, también está en la obligación de pagar el auxilio de cesantías.
  • Otro uso inteligente es aprovechar las cesantías para el pago parcial de una compra de vivienda. En el caso de Protección, una forma de sacarles una rentabilidad es aprovechar el Plan Mi Casa, con la cual comienzan a ahorrar las cesantías para tal fin y complementar dicho ahorro con un ahorro voluntario hasta completar la cuota inicial. El mismo asesor de Protección brinda facilidad para hacer el trámite para la solicitud de crédito que cubra hasta el 70% del valor del inmueble, o un leasing que alcanza a cubrir el 80%, esto gracias a una alianza con Bancolombia que aplica en las principales ciudades del país.
  • Adicional a las cesantías se generan los intereses sobre las cesantías recibidas, que corresponde al 12%. Este dinero sí llega a la cuenta de nómina del trabajador, que por lo general lo tiene comprometido para el pago de otras obligaciones. La recomendación de los expertos es que lo destine al ahorro para cuando se presente una situación de desempleo, compra o mejoramiento de vivienda o educación.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.