| 8/24/2020 6:31:00 AM

El internet de las cosas (Iot), la próxima revolución industrial

Dentro del sector tecnología, el Internet de las cosas es una de las industrias que tendrá mayor desarrollo a largo plazo. De hecho, se dice que allí empezará la próxima revolución industrial. Conozca de qué se trata.

El internet de las cosas (Iot), la próxima revolución industrial ¿Qué es el Internet de las Cosas?

El Internet de las Cosas, o IoT por sus siglas en ingles, sigue siendo un mercado bastante nuevo, pero con un enorme potencial. Ha crecido rápidamente e incluye diferentes tipos de tecnologías, desde sensores y datos, inteligencia artificial y aprendizaje automático hasta robótica y drones.

IoT ha sido etiquetado como el poder detrás de la cuarta revolución industrial, impulsando aumentos en la productividad, transformando los modelos comerciales, redefiniendo la forma en que las organizaciones se relacionan con sus clientes y proveedores, hasta cambiando la manera en la que interactuamos con los objetos en la cotidianidad.

Se dice que esta es una revolución que va a ser más grande y generalizada que las anteriores. Grandes consultoras del mundo, como Gartner, McKinsey y PWC, pronostican que el sector generará billones de dólares de ingresos por año para 2025 y se estima que habrá más de 75 mil millones de dispositivos conectados a la red para esa misma fecha.

¿Qué es el Internet de las Cosas?

El IoT hace referencia a la interconexión de objetos físicos que tienen sensores y softwares integrados con el objetivo de conectar e intercambiar datos con otros dispositivos y sistemas a través de internet.

Los objetos conectados pueden ir desde aparatos de cocina, vehículos, monitores de bebé, neveras, hasta computadores, relojes inteligentes, parlantes, bombillas y timbres.

Sus aplicaciones son variadas. Se usa para supervisar y analizar la fabricación de productos, analizar la salud de las personas y las condiciones ambientales de un lugar, facilitar cambios en los procesos empresariales, entre otros.

Pero también puede llegar a cambiar nuestra cotidianidad, ayudando a las personas en tareas diarias. Por ejemplo, cuando duermes, un reloj inteligente puede monitorear tu sueño y despertarte al momento oportuno. Mientras te duchas, manda una señal a la cafetera para que empiece a funcionar automáticamente.

El refrigerador hace un inventario de los productos y cuando se están agotando, te envía alertas para que vayas al supermercado, o hace directamente un pedido a domicilio. Y luego, cuando te cepilles, si el cepillo de dientes identifica que hay riesgo de tener caries, te agenda directamente una cita con el odontólogo.

Aunque puede sonar futurista, el creciente avance tecnológico hace que estemos un poco más cerca de ello.

De hecho, muchos de estos objetos ya existen. Está Echo, de Amazon, un dispositivo de comando por voz que una vez que lo llamas “Alexa”, puede ayudarte con tareas como búsquedas de locales cercanos, escuchar audiolibros, verificar la agenda, comprar por Amazon, controlar los dispositivos del hogar por medio de la voz, preguntar por noticias o resultados deportivos, entre otras.

Ya existen otras aplicaciones como los tenis inteligentes que cuentan calorías y miden las distancias recorridas; sensores para el campo que registran datos sobre luz solar, temperatura, nivel de fertilizante y humedad; relojes y gafas inteligentes que dan estadísticas de la salud humana; o espejos inteligentes que pueden informar sobre el peso, calidad del sueño o la hidratación.

Oportunidad de negocio con IoT

Se estima que los seres humanos tenemos contacto con entre 1000 y 5000 objetos al día. Así, si se logra que los objetos a nuestro alrededor estén interconectados, se podría mejorar la productividad de las personas y empresas de diferentes sectores. 

Estas propuestas ya han sido estudiadas y están siendo desarrolladas por grandes empresas de tecnología como Google, Amazon, Samsung, Intel y Cisco.

Según datos de Statista, el número de plataformas de Iot en 2019 fue de 620; durante 2020 los consumidores han gastado alrededor de 115 billones de dólares en dispositivos para casas inteligentes; y se proyecta que el gasto en Iot será de 1.1 trillones de dólares en 2023.

La consultora McKinsey&Company realizó un informe en el que determinó que esta es una de las tecnologías más disruptivas de la próxima década y señaló sus aplicaciones:

  1. Información y análisis: se analiza el comportamiento de las personas, como el sueño o el ejercicio; se recopila información del entorno, como temperatura o humedad; se toman decisiones complejas, como para reducir costos, encontrar cuáles son los productos que más se compran para dar recomendaciones, etc.
  2. Automatización y control: incluye la optimización de procesos en las empresas, el consumo optimizado de recursos y la creación de sistemas autónomos complejos.

Es así que, además de estar presente en la cotidianidad, el IoT es una gran oportunidad para las empresas y emprendedores. La revista Forbes afirma que con esta tecnología las empresas podrán reducir sus costos, aumentar la productividad y expandir su mercado.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.