| 9/21/2018 5:23:00 PM

¿A dónde tiene que viajar para que le paguen más por trabajar menos?

Pocas compañías llegarían a darles a sus trabajadores un día libre a la semana para que la productividad aumente. Lo que no saben es que se podrían estar perdiendo de grandes oportunidades para sus negocios. Esta es la prueba.

¿A dónde tiene que viajar para que le paguen más por trabajar menos? ¿A dónde tiene que viajar para que le paguen más por trabajar menos?

Muchos nos quejamos de nuestra extenso horario laboral  y de las interminables tareas que nos rodean a diario, pero, ¿qué pasaría si las empresas empiezan a usar como beneficio propio el hecho de que usted trabaje menos?

No solo le ayudaría a incentivar más su vida íntima y personal, sino que podría tener tiempo para todas esas actividades que debe posponer por motivos de trabajo. Además, le ayuda a las empresas a que sus niveles de satisfacción, y por ende, de producción, lleguen a sus picos más altos.

Y ejemplos a lo largo del globo existen muchos. La empresa neozelandesa especializada en testamentos, Perpetual Guardian, acaba de completar una prueba de ocho semanas, dando a sus 200 o más empleados un día libre adicional cada semana, mientras que todas las condiciones de pago y empleo se mantuvieron sin cambios.

Los resultados hablan por sí mismos. A pesar de las horas reducidas, los trabajadores fueron un 20% más productivos y mucho más felices. El presidente ejecutivo, Andrew Barnes, calificó el experimento como un "éxito sin paliativos".

Le puede interesar: Aprenda a calcular sus horas extras con la ampliación del recargo nocturno

El experimento fue medido por Jarrod Haar, profesor de gestión de recursos humanos de la Universidad Tecnológica de Auckland. Encontró que el trabajo y la satisfacción con la vida aumentaron en todos los niveles, tanto en el hogar como en el trabajo, con empleados que se desempeñaban mejor y disfrutaban de su trabajo más que antes de que comenzara el experimento.

Los hallazgos fueron exactamente como lo predijo el presidente ejecutivo de la firma, Andrew Barnes. De hecho, él dice que la decisión de probar la nueva forma de trabajar fue "lo correcto", después de ver varios informes de productividad global.

El experimento tiene muchas implicaciones, reavivando el debate sobre la productividad y la cultura de largas jornadas de trabajo, así como la forma en que los trabajadores a medio tiempo son valorados y recompensados.

Todas las horas no son iguales

Una cosa que ya está clara y es que las horas más largas no necesariamente significan una mayor productividad. Corea del Sur, por ejemplo, se ubica cerca de los últimos puestos de la productividad laboral en los países de la OCDE (a pesar de tener una cultura de trabajar muchas horas).

Del mismo modo, dentro de Europa, Grecia tiene una de las semanas de trabajo más largas, pero se queda en la parte inferior de la medición del PIB por hora trabajada por la OCDE. Japón es otro ejemplo de un país donde una cultura de largas jornadas de trabajo no concuerda con el aumento de la productividad. Actualmente, Japón está reduciendo deliberadamente las horas extraordinarias y utilizando tácticas como apagar las luces al final de la jornada laboral para invertir esta tendencia.


Un largo día de trabajo

También se han realizado varios ensayos que analizan el aumento de la productividad acortando la jornada laboral en lugar de la semana laboral.

En Suecia, por ejemplo, el gobierno permitió a los trabajadores de una casa de retiro que trabajen seis horas por día. Aunque los empleados reportaron una mejor calidad de vida, con menos estrés y más tiempo para pasar con sus familias, también fue un experimento costoso para el concejo local que tuvo que contratar trabajadores adicionales para compensar el déficit en horas.

Islandia llevó a cabo una prueba similar, lo que permitió que algunos trabajadores de la ciudad de Reykjavik redujeran su semana laboral en cuatro o cinco horas. En ese experimento, la productividad continuó en el mismo nivel, lo que significa que los costos también se mantuvieron iguales. Los empleados también tenían una mayor satisfacción laboral y menos días libres de enfermedad.

Siga leyendo:Cuántas horas debe trabajar para no estar estresado

Estos dos estudios sugieren que puede ser la naturaleza del trabajo lo que es fundamental para decidir si la reducción de la duración de la jornada laboral es rentable. Para los trabajadores por turnos, como enfermeras, guardias de seguridad o cuidadores, se necesita una presencia continua, lo que significa que el empleador deberá buscar a otra persona para cubrir los trabajos.

Pero para los trabajadores de oficina puede ser un caso de la ley de Parkinson que establece que "el trabajo se expande para llenar el tiempo disponible para su finalización". O para decirlo de una manera más fácil, los trabajadores serán más eficientes si hay menos tiempo para completar una tarea.

Irónicamente, por supuesto, a los trabajadores de medio tiempo a menudo se les paga menos que a sus colegas de tiempo completo, y reconocen que logran en cuatro días lo que otros hacen en cinco.

El trabajo a medio tiempo también puede ayudar a aumentar la diversidad de la fuerza de trabajo, y esta es, por ejemplo, una de las razones detrás del experimento de Amazon de dejar la semana laboral de sus trabajadores en 30 horas.

La búsqueda del equilibrio trabajo-vida

Helen Delaney, profesora titular de la Escuela de Negocios de la Universidad de Auckland, dice que el éxito del ensayo de Perpetual Guardian en Nueva Zelanda se debió a la participación del personal en la planificación del experimento.

"Los empleados diseñaron una serie de innovaciones e iniciativas para trabajar de una manera más productiva y eficiente, desde la automatización de procesos manuales hasta la reducción o eliminación del uso de Internet no relacionado con el trabajo", dijo al diario The Guardian. El presidente ejecutivo de la compañía discutirá con su junta directiva si la semana de cuatro días debe conservarse permanentemente.

Mientras tanto, los expertos cada vez más aluden a este tipo de medidas para ayudar a las personas a llevar una vida mucho más equilibrada, ya que la rentabilidad y las ventas de una empresa no pueden convertirse en excusa para hacer de sus colaboradores un infierno en vida.

Así que ya sabe, si no está listo para mudarse a Suecia, Islandia o Nueva Zelanda, ¿está listo para presentarle la idea a su jefe actual?

FP recomienda: Los millennials que se hicieron millonarios sin salir de su habitación

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.