| 1/20/2017 6:32:00 PM

¿Empezó como jefe? Estos tips le ayudarán a ganar la confianza de su equipo

Iniciar en un puesto de alta responsabilidad no es una tarea fácil. Además de cumplir objetivos se necesita de liderazgo y algo muy importante, confianza de los demás.

Jefe, cómo ser un buen nuevo jefe y ganarse la confianza 123RF Foto: Ingimage

La vida está llena de ejemplos de personas que no tuvieron el respaldo de sus compañeros para sacar adelante un proyecto. Uno de los referentes más frecuentes está en el fútbol, quizá de los ambientes más competitivos que hay dentro del deporte.

Por ejemplo, en el Real Madrid, después de haber ganado la Liga de Campeones de 2014 con el extécnico Carlo Ancelotti, los directivos del equipo decidieron renovar y nombraron en reemplazo a Rafa Benítez, un sujeto bonachón y lleno de pergaminos de años anteriores.

Pero no tardaron los problemas en aparecer. El equipo no marchaba, los resultados eran pocos y para completar, un error en la alineación de un partido costó la eliminación de un torneo importante. Todo cambió con el nombramiento de Zinedine Zidane, ex campeón con el Real Madrid, quien levantó la Copa del Mundo con la selección francesa y uno de los futbolistas creativos más talentosos.

Arregló el problema de egos en el vestuario, calló a todos los críticos con sus resultados y además, nadie cuestiona su capacidad de hacer lo inimaginable, dejar por fuera de las convocatorias al referente del equipo en la actualidad, Cristiano Ronaldo, ganador al best player de la Fifa y cuatro veces ganador del Balón de Oro.

¿Se puede lograr lo mismo en la vida diaria, cuando llega el momento de liderar un equipo, después de hacer muchos sacrificios, sin fallar en el intento? La respuesta es por supuesto que sí, es ahí cuando la experiencia de muchos años se pone en práctica para sembrar y después cosechar con resultados la confianza depositada en el equipo. Chery Lytle, citada por el World Economic Forum, hizo algunas recomendaciones para sembrar la confianza en los demás, especialmente cuando está recién llegado como jefe en una empresa.

FP recomienda: Por qué es mejor no tener un jefe simpático

“Con el paso de los años he comprobado que existen pocas cosas más intimidantes que convertirse en un nuevo jefe”, señala Lytle. Así que si quiere ser un líder admirado y que es percibido por los demás como una persona a la que hay que ‘seguirle la corriente’, tiene que empezar por compartir el protagonismo, construir escenarios propicios para debatir las diferencias y hacer de cada momento una oportunidad de aprendizaje.

Empodere a los demás y comparta con ellos el protagonismo

En algunas ocasiones es mejor hacerse a un lado y darle al resto del equipo el crédito que se ganaron por el éxito de un proyecto o por la obtención de un resultado. Si bien, usted puede tener experiencia, no está mal que de vez en cuando busque consejo en el resto del equipo o incluso deposite la confianza en uno de ellos para anunciar las excelentes noticias.

Pero ¡ojo!, no sea condescendiente, por ejemplo decirle a otro que comunique que “hoy saldremos más temprano” o “el jefe nos dejará traer a los hijos el viernes”, no es lo más adecuado para poner ese ejemplo.

Señale cuando el elefante está en la habitación

Cuando las cosas están raras o extrañas en el equipo, tome la iniciativa y sea el primero en señalar lo que ocurre. Vea si funciona comenzando la reunión de una manera más provocativa, empezando por ejemplo con una frase como por el estilo de “Sé que para muchos de nosotros es molesto.

A nadie le gusta la política reciente. Esto es irritante para todos. Así que dejemos salir nuestros sentimientos ahora”. Según Lytle, en esencia esto es crítico para poner en la mesa los temas más importantes.

Siga leyendo: Los riesgos de tener una relación demasiado buena con su jefe

Al evitar estos retos o simplemente rodearlos, los colaboradores comenzarán a manifestar su frustración. Pero si por el contrario, entre todos se hace frente a las adversidades, se empezará a crear entre todos el sentido de unidad y de apoyo mutuo. Es mejor ser honesto frente a los retos que se enfrentan, ante lo que le gusta y lo que no gusta y ante lo que son sus prioridades.

El contexto es la clave. Comparta con el resto de las personas perspectiva y cómo desea abordar los asuntos, también hay que crear el ambiente donde los coequiperos sienten que son escuchados y donde sus apreciaciones son tenidas en cuenta.

Hay que liderar (y aprender) en equipo

Desde el primer día como nuevo jefe, hay que comprometerse con asumir los restos como un grupo. Hay que resolver los problemas juntos, haciendo todas las presuntas y creando un espacio de diálogo abierto que encienda la discusión y que como resultado produzca una mejor estrategia. En vez de preguntar qué fue lo que salió mal, trate de cuestionar “¿Cómo les puedo ayudar a salir de esto?”.

Sea vulnerable en tiempos de frustración y siempre deje la puerta abierta para que los empleados se acerquen a hablar con usted. Deje abierta la posibilidad de que le expresen sus preocupaciones y que empaticen con usted las veces que se pueda. Al permitir que los demás se sientan cómodos y apoyados, ellos aprenderán y empezarán a creer en usted.

También le puede interesar: El jefe que se bajó el sueldo para poner a ganar más a sus empleados

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.