| 10/30/2017 6:52:00 PM

“Si no te gustan los cambios, la irrelevancia te va a gustar menos”: gurú en liderazgo

Los líderes que son efectivos y dan resultados entienden que estas cosas son necesarias para que funcione cualquier tipo de negocio.  

Liderazgo, por qué cualquier persona puede ser un líder 123RF Foto: 123RF

Algunas personas creen que ser líder es simplemente ascender de puesto, tener una buena oficina y obtener un buen ingreso, sin embargo, quienes suelen pensar de esta forma por lo general no han tenido semejante responsabilidad o si llegaron a dicha posición fracasaron al poco tiempo por no tener ni idea en qué se estaban metiendo.

Hoy, el líder no es solo el que responde por los procesos, el sistema y los aspectos técnicos del negocio, más bien, es el que entiende que además de esto debe preocuparse por la gente, por la calidad humana para que las cosas le funcionen y los colaboradores sean productivos persiguiendo el mismo fin.

De hecho los líderes son tan importantes que gracias a ellos o debido a ellos la empresa puede vanagloriarse por sus buenas y exitosas acciones o arrepentirse por los errores que de alguna u otra manera los llevaron al fracaso.

El tema es tan importante que por eso no cualquier persona puede tomar la ‘batuta’ para liderar un equipo. Sí, esto significa que no todos tienen ni el talento natural, ni el potencial para ser líderes.

“Una semilla sí crece naturalmente, pero una roca no”, aseguró Ricardo Matamala, Consultor en Transformación Organizacional, en su charla de Liderazgo inspirador, que dio en el 29° Congreso de Asocajas, la Asociación  Nacional de Cajas de Compensación. Agregó además, que según estudios de Gallup  tan solo una de cada diez personas tienen talento natural para liderar un equipo.

Le puede interesar: Las 5 habilidades que tienen los buenos líderes

Para liderar hay que tener algunas capacidades, así como se deben  tener para tocar un instrumento, pintar un buen cuadro o escribir un bello poema. Pero esto muchas veces las empresas no lo comprenden, pues el 82% de ellas se equivocan escogiendo a los líderes, entre el 50% y el 75% de los líderes no cuentan con las capacidades para cumplir con las demandas de su trabajo y el el 50% de ellos fracasan o fallan en los primeros dos años de su puesto.

Matamala asegura que el liderazgo es tan importante por estos días que las empresas no compiten solo por clientes sino que también por el talento, por traer la mejor gente a su compañía, porque solo la gente se puede comprometer si tiene un buen líder en su equipo.  

¿Qué es liderazgo?

Según algunas citas expuestas por Matamala el liderazgo se define como:

  • “El arte de inspirar y movilizar todo ese talento, emociones, inteligencia, ganas, compromiso de la gente hacia el logro de propósitos y objetivos comunes”
  • “Es un proceso en el cual todos nos ayudamos entre sí, para llegar a ser lo que queremos ser. Liderazgo no es status, ni los líderes se nombran o se eligen, más bien se reconocen”.
  • “Es un proceso de movilización en el cual nos ayudamos entre sí para afrontar una realidad incierta, es entender cuáles son las competencias y las cualidades que necesito para ser exitoso en los retos del futuro”.

De estas definiciones usted que es quién lidera su equipo, su negocio o su empresa debe atreverse a preguntar: ¿cómo inspira a su equipo? ¿qué tan inspirada trabaja su gente hoy? ¿qué tanto se levantan sus colaboradores con la intención de dar lo mejor de sí mismos?

El arte de inspirar tiene que ver con el de dirigir, se trata de llevar a la gente a una visión clara, una misión trascendental y convincente. Usted debe pensar en el propósito, concéntrese en lo fundamental de lo que hace, responda a la pregunta para qué existe la empresa, para qué trabajamos y transmítaselo a su gente, así ellos le dirán: “yo quiero ir con usted”.

Los errores más frecuentes de los líderes

Matamala asegura que si las empresas y los líderes fracasan en su labor es porque se están equivocando en los siguientes elementos:

  1. La ejecución: no se trata solo de lo que se declara o se designa como líder, es lo que se hace y la forma de actuar. Las estrategias no deben ser un secreto para las colaboradores, pues cualquier persona debe saber cuáles son sus objetivos y cómo su rol está aportando a ellos.
  2. La cultura: creen que esta hace parte del juego, pero la realidad es que la cultura es el juego. Si realmente va a transformar una empresa tiene que entender la importancia de este elemento, porque la estrategia no es coherente con la cultura, simplemente la primera no va a funcionar.  

Por ejemplo, si hay una estrategia de innovación, pero hay una cultura de castigo al error o si una estrategia de reducción de costos pero la cultura es derrochar.

  1. Noción de equilibrio: suelen centrarse en los procesos, el sistema y los logros, pero no en la calidad humana, en la gente. Entender a las personas y pensar en los temas técnicos hacen parte del equilibrio.
  1. Manejar y gestionar los cambios: “si no te gusta el cambio la irrelevancia te va a gustar mucho menos” afirma Matamala y agrega que debemos aprender a superar las etapas y adaptarnos a los cambios, su reacción no puede ser la de apegarse a la zona de confort más bien debe ser la de pensar en los nuevos retos y estos cómo me pueden favorecer en mi albor.

Quizá le interesa: 7 libros que todo emprendedor debe leer

Lo que debe entender de las personas que trabajan con usted

La mentalidad ha cambiado usted ya no puede tratar al otro como le gustaría que lo trataran, más bien de trata al otro como el otro quiere ser tratado. Reconozca en su equipo qué es lo que los motiva, cómo se diferencia uno del otro y qué cualidades le puede aprovechar más a la persona de más experiencia o a la que acaba de entrar.

Los tipos de persona:

  • Quienes quieren y pueden: a estas personas abrácelas, no las deje ir porque estas no se encuentran a la vuelta de la esquina.
  • Quienes quieren pero no pueden:  acompáñelas, busque cómo lograr desarrollar su talento.
  • No quiere, pero pueden: trate de descubrirle la pasión y el propósito que tienen.
  • No quieren y no pueden: es mejor que le diga adiós a estas personas porque seguramente sus cualidades funcionan más en otra empresa.

Lo que motiva a la gente:

  • Salir adelante en su carrera
  • La filiación, tener un buen ambiente
  • Encontrar un propósito en lo que hacen
  • La autonomía - capacidad de elegir
  • Oportunidad de mejorar sus conocimientos
  • Balance vida y trabajo
  • Mayor comunicación con los jefes, retroalimentación continua

En conclusión…

“Un empleado motivado trata bien al cliente, el cliente está contento por lo que sigue volviendo, lo que complace a los accionistas. Este no es un misterio de los negocios, es la forma cómo funciona”.

Siga leyendo: Pensar como un niño tiene un enorme poder según Richard Branson

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.