| 5/24/2017 9:36:00 AM

¿Tiene un enemigo en el trabajo y no lo sabe?

Es probable que conozca quiénes son sus amigos en la oficina. ¿Pero quiénes son sus enemigos? No son tan fáciles de identificar como quizás crea.

Trabajo, qué hacer si tengo un enemigo en el trabajo 123RF Foto: 123RF
{code:java} {code};
BBC

¿Tiene enemigos en el trabajo? Muchos de nosotros sí. Pero aunque nos resulta muy fácil nombrar a nuestros colegas favoritos, es más difícil saber quiénes son los que, de forma poco evidente, intentan fastidiarnos. En muchos casos, puede que ni siquiera nos demos cuenta de que tenemos un rival.

Y cuando se trata de lidiar con nuestros oponentes, solemos cometer varios errores, según estudios recientes. La competencia desleal nos genera estrés y afecta nuestra productividad laboral y motivación. Pero, ¿cómo puede saber si usted tiene un contrincante en el trabajo y qué puede hacer si el antagonismo crece?

Enfrentando una rivalidad unilateral

Las rivalidades existen porque necesitamos dividirnos los recursos en el trabajo. Esto puede traducirse en una competencia por un ascenso laboral o por un aumento de sueldo.

 
Foto: GETTY IMAGES. A veces podemos ver a nuestros rivales en “modo ataque”, buscando nuestras reacciones emocionales.

Sin directrices claras sobre cómo avanzar, la competencia puede convertirse en una rivalidad más seria. Los trabajadores que son naturalmente más competitivos son especialmente propensos a este tipo de comportamientos.

También le puede interesar ¿Cuál es su trabajo ideal, según la personalidad?

Muchas veces, no nos damos cuenta de cuáles de nuestros colegas se sienten amenazados por nuestra manera de actuar, dice Hillary Anger Elfenbein, profesora de comportamiento organizacional en la Universidad de Washington, en San Luis, EE.UU.

Elfenbein es una de las tres autoras de un estudio de 2017 sobre rivalidad laboral que examinó datos de empleados de ventas en concesionarios de automóviles y estudiantes universitarios que trabajaban en proyectos grupales.

La mayoría de quienes participaron en el experimento pudieron predecir si les caían bien o mal a los demás, pero no quién competía contra ellos. Y eso se debe a que las rivalidades muchas veces "no son recíprocas", dice Elfenbein.

En otras palabras, es fácil decir si tiene un amigo en el trabajo: si es simpático con alguien y esa persona responde de la misma manera, puede estar seguro de que tiene una buena relación. Pero para preservar la armonía social, muchas personas suelen esconder la rivalidad.

En su investigación, Elfenbein descubrió que la gente tiende a competir con quienes más sobresalen. Normalmente, esa competencia es unilateral y suele ocurrir entre un empleado y un jefe, y no entre homólogos. En la mayoría de los casos, el jefe es el que no sabe.

Más que competencia

Mientras que la mayoría de la competencia laboral es amistosa, "una rivalidad ocurre cuando se convierte en algo personal", explica Elfenbein. Es fácil que se generen rivalidades. Con plazos ajustados, alta presión y pocas conversaciones cara a cara, a menudo sacamos conclusiones apresuradas y se crean malentendidos.

Esto puede provocar una gran cantidad de competencia y convertirse en una rivalidad seria más adelante, dice Tom Diamante, psicólogo en Corporate Counseling Associates, una consultora con base en Nueva York, EE.UU.

Para detectar a nuestros rivales, Diamante dice que debemos prestar atención cuando alguien siempre se opone a nuestras ideas, nos trata injustamente o no escucha nuestros puntos de vista. Normalmente, estas señales pueden ayudarle a crear un plan para evitar una rivalidad potencial antes de que la situación empeore.

Reducir la sensación de competencia desde el principio puede ayudarle a sentir mejor y a tener menos estrés a largo plazo. Pero, una vez que comienza una rivalidad más personal, puede complicarle la vida en el trabajo."El impacto psicológico se traduce en ansiedad, preocupación e inseguridad", añade Diamante.

Navegando entre políticas laborales

Eliminar las rivalidades no es tarea sencilla. Algunas empresas incluso alientan situaciones en las que puedan ocurrir rivalidades para crear un entorno más productivo y estresante, dice Elfenbein. Esto ocurre mucho en organizaciones comerciales o en la industria financiera, agrega.

 
Foto: GETTY IMAGES. La competencia y la rivalidad pueden hacer su trabajo más estresante y eso puede hacerle tomar decisiones equivocadas.

Al mismo tiempo, la gente que de por sí es competitiva tiende más a tener rivales y a sentir rivalidad hacia sus compañeros, dice Elfenbein. "Siempre que exista competencia a largo plazo, puede haber rivalidades", asegura.

Entérese de  Cuándo, cómo y lo que no debe hacer al renunciar a un trabajo

A veces, las emociones negativas pueden llevar al éxito a los empleados competitivos. Pero la situación contraria también ocurre. Los jefes que tratan a sus subordinados con equidad pueden ayudar a reducir la necesidad de competencia entre sus empleados.

"La clave es actuar con justicia y transparencia. De esa manera, se centrarán menos en lo que hace la otra persona y más en sus propios logros", dice Elfenbein. Pero entonces, ¿debería llegar al trabajo cada día con una paranoia constante sobre cuál de sus colegas es su rival? Por supuesto que no. Incluso si eso ocurriera, la mayoría de las rivalidades no duran para siempre y suelen desaparecer a medida que su carrera profesional avanza.

Algunos de ellos pueden incluso llegar a convertirse en sus aliados en ciertas situaciones, como cuando hay una promoción o un cambio de departamento, dice Maryanne Peabody, cofundadora de una firma de desarrollo de liderazgo en Boston, EE.UU. Pero cuando no se actúa de manera profesional, la relación puede romperse sin remedio. "Hay que mantener la perspectiva de que las rivalidades son condicionales y no convertirlas en algo muy emocional", dice Peabody.

Sacándole partido a la rivalidad

La competencia constante puede ser molesta, pero mantener un ojo puesto en sus rivales puede resultarle muy útil. La mayoría de la gente elige de manera inconsciente a los rivales exitosos en el trabajo, a diferencia de sus aliados, que tal vez no estén haciendo el tipo de trabajo que despierta envidias.

Nos comparamos con quienes son mejores que nosotros en el trabajo, dice Mark Murphy, autor de Truth at Work: The Science of Delivering Tough Messages ("La verdad en el trabajo: la ciencia de comunicar mensajes difíciles").

Pero que no le avergüence reconocer sus propias debilidades. Muchos consideran la rivalidad algo negativo y son reacios a admitir sus propias percepciones sobre la competencia hacia sus colegas, y eso se termina convirtiendo en algo personal. "Es una palabra tan fuerte que la sociedad nos condiciona para estar menos dispuestos a decir: ‘Tengo un rival‘", dice Murphy.

Pero, a largo plazo, es mejor retirarse de la competencia. Sentimos una presión añadida y tomamos peores decisiones para hacer frente a las rivalidades, dice Murphy. "Cuanto más nos centramos en un rival en particular, más nos adentramos en un círculo vicioso".

No se vaya sin conocer ¿Cómo lidiar con un trabajo que no le gusta?

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.