| 11/30/2020 3:25:00 PM

¿Una generación con un coeficiente intelectual menor al de sus padres?

Según el libro “La fábrica de cretinos digitales” del neurocientífico frances Michel Desmurget, las pantallas estarían disminuyendo el coeficiente intelectual de los niños.

¿Una generación con un coeficiente intelectual menor al de sus padres? Los ‘nativos digitales’ serían la primera generación con un coeficiente intelectual menor al de sus padres

Los centennials, y un porcentaje de los millennials, han sido generaciones que por primera vez nacieron con dispositivos electrónicos o los han tenido durante su niñez y adolescencia, descubriendo una gran cantidad de posibilidades para educarse y entretenerse.

Sin embargo, aunque los avances tecnológicos pueden ser beneficiosos para el aprendizaje, también se ha puesto en tela de juicio el papel de los mismos en el desarrollo intelectual de los menores

“La fábrica de cretinos digitales”, el último libro del neurocientífico francés Michel Desmurget, evidencia datos contundentes sobre cómo la tecnología podría estar afectando el desarrollo neuronal de los niños y jóvenes

El libro, que se ha vuelto best seller en Francia, alerta sobre la gran influencia que tienen los dispositivos electrónicos en los menores, pues se sobreexponen a la tecnología con fines de entretenimiento a tal punto en que podrían convertirse en la primera generación en tener un coeficiente intelectual menor al de sus padres

El argumento se basa en un concepto que se conoce como ‘efecto Flynn’, un fenómeno que se ha observado a lo largo de la historia en el que el coeficiente intelectual de las personas aumenta de generación en generación. Sin embargo, según Desmurget, esta tendencia comenzó a revertirse en la historia reciente. 

En su libro, el autor cita diferentes estudios científicos que demuestran que el coeficiente intelectual en países como Francia, Holanda, Finlandia, Noruega y Dinamarca ya ha empezado a disminuir y, aunque todavía no es posible determinar el impacto de otros factores como la exposición a la contaminación, Desmurget afirma que la causa principal de este fenómeno es la alta exposición a las pantallas.

De hecho, varios estudios han demostrado que a medida que aumenta el consumo de la televisión y los videojuegos, el desarrollo cognitivo y el coeficiente cerebral disminuyen, pues se ven afectados los principales fundamentos de la inteligencia, como la concentración, la memoria y el lenguaje. 

El uso excesivo de dispositivos electrónicos también puede disminuir la calidad y cantidad de interacciones intrafamiliares, que son fundamentales para el desarrollo del lenguaje y el desarrollo emocional; disminuir del tiempo dedicado a otras actividades más enriquecedoras, como hacer tareas, dedicarse a la música o al arte, leer, etc

Así como puede interrumpir el sueño; sobreestimular la atención, lo que provoca trastornos de concentración, aprendizaje e impulsividad; provocar la subestimulación intelectual, que impide que el cerebro despliegue todo su potencial; y llevar a un estilo de vida sedentario que, además de tener consecuencias en el desarrollo corporal, influye en la maduración cerebral.

Las cifras que se presentan en el libro apuntan a que los menores utilizan la tecnología de manera excesiva: los niños menores de dos años consumen un promedio de tres horas diarias, los de ocho a doce años tienen una media cercana a las cinco horas, y los adolescentes consumen en promedio siete horas. 

"Para mí, estos niños se parecen a los descritos por Aldous Huxley en su famosa novela distópica ‘Un mundo feliz’: pasmados por el entretenimiento tonto, privados de lenguaje, incapaces de reflexionar sobre el mundo, pero felices con su suerte”, dijo Desmurget a BBC.

Sin embargo, para el científico no se trata de satanizar la tecnología, sino de que los padres y mayores entiendan la responsabilidad de guiar a sus hijos a través de esta nueva realidad, permitiéndoles desarrollarse con la tecnología, pero de una manera responsable y regulada, y siempre incluyendo otro tipo de actividades en su día a día.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.