| 2018/05/22 14:31

We Work: sus inicios y por qué crece como espuma

Vea cómo esta empresa, que empezó con un par de escritorios en un piso de Chelsea, Nueva York, ahora es la principal proveedora de espacios colaborativos de trabajo en el mundo.

Adam Neumann vendía ropa con rodilleras acolchadas para bebés que gatean en Brooklyn, Estados Unidos, cuando le surgió la idea que convertiría a su empresa en la startup #11 más valiosa en el mundo, según The Wall Street Journal.

Él, quien nació en Israel y se mudó a los Estados Unidos en 2001 después de servir como oficial de la marina en el ejército israelí, trabajaba para Krawlers, productora de ropa para bebés, cuando conoció a su cofundador Miguel McKelvey.  "Estábamos trabajando en el mismo edificio y él era arquitecto jefe de una pequeña empresa", dijo en una entrevista a Business Insider.

McKelvey y Neumann vieron que el edificio en el que ambos trabajaban estaba parcialmente vacío, y se les ocurrió la idea de abrir un espacio de coworking para otros empresarios.

Siga leyendo: Qué es el coworking y por qué está teniendo tanto auge

Después de mucho convencer a su propietario, McKelvey y Neumann abrieron el primer piso de una startup llamada Green Desk en 2008, una encarnación temprana de la compañía que eventualmente se convertiría en WeWork. El enfoque de la compañía fueron los espacios de trabajo colaborativo sostenible con muebles reciclados y electricidad que provenía de la energía eólica.

Green Desk despegó rápidamente. Pero Neumann y McKelvey eventualmente vendieron el negocio a su casero Joshua Guttman. "En una semana nos dimos cuenta de que ser ecológico debería ser parte de todo lo que hacemos, pero la comunidad es realmente el futuro del trabajo", dijo Neumann. Los dos fundadores sabían que tenían un buen concepto. Se embolsaron "unos pocos millones" de la venta de Green Desk, y fundaron y lanzaron WeWork en 2010.

8 años después tienen más de 230 edificios en más de 70 ciudades de 22 países. El año pasado, la empresa generó aproximadamente $900 millones de dólares en ingresos, principalmente de su negocio principal de alquilar escritorios y oficinas para pequeñas y grandes empresas, dijo Artie Minson, presidente y director financiero de WeWork.

Hoy es una de las compañías tecnológicas privadas más ricas, con un total de $4,75 mil millones en fondos para el negocio y sus subsidiarias. Y no es para menos, gracias a ellos se cambió el chip en cuanto a los espacios de trabajo, porque algunas empresas medianas empezaron a pasar por alto los contratos de arrendamiento tradicionales a 10 años y movieron sus operaciones enteras a espacios como WeWork.

Surgió como una marca de estilo de vida popular entre los jóvenes profesionales y emprendedores de todo el mundo en donde podrían encontrar en un mismo espacio inversores, alianzas, creativos y contactos.

Gracias al diseño de sus oficinas y sus espacios abiertos que promueven la creatividad y el cierre de negocios, su política incluyente y de reuniones comunitarias, a sus eventos y sus aplicativos, hoy generan que más del 70% de sus miembros hayan hecho al menos un tipo de negocio con empresas de la misma comunidad.

Además está experimentando con arreglos de vivienda estilo dormitorio, gimnasios y educación, incluida una escuela primaria privada, en varias de sus ubicaciones de Estados Unidos.

Le puede interesar: Coworking la clave para tener trabajadores más felices y abaratar costos

Sostenibilidad

A pesar de su enorme éxito, Adam Neumann ha pasado los últimos dos años tratando de cambiar las actitudes hacia el dinero de los miembros de sus sedes. Castigó a los empleados en 2016 por una "cultura de gastos" en un momento en que la empresa recortó las previsiones de ingresos y ganancias.

Además ha optado por reducir costos en elementos como vidrio, pisos de madera, aluminio y lámparas, a pesar de que su valor de mercado es de $21 mil millones de dólares.

WeWork Usaquén

El futuro

La compañía actualmente cuenta con más de 200.000 miembros y planea duplicar el número de edificios a 400 este año. En adición está empezando a moverse no solo en el sector de las startups y los emprendimientos medianos, sino también en el mercado corporativo. Ya cuenta con más de 100 compañías que hacen parte de la lista Fortune 500 entre sus miembros a nivel nacional y administra un edificio completo en la ciudad de Nueva York para IBM.

Desembarco en Colombia

Pisaron suelo latinoamericano en México de 2016, y ya tienen 11 edificios en la capital. El 1 de octubre de 2017 abrieron su primer edificio en Colombia, ubicado en la calle 93 y el cual ya tiene más del 90% de índice de ocupación.

En enero de este año siguieron con el segundo en el barrio Usaquén, el cual ya tiene una operatividad del 100%. Empresas como Accenture, AT&T, Colsubsidio, Youse Brasil y Fitpal del Grupo Santo Domingo ya hacen parte de sus oficinas, por lo que su crecimiento, en menos de un año, evidencia que llegó listo para volverse tendencia en el país.

Para el primero de agosto tienen planeado abrir su tercer edificio en la calle 100, y esta semana anunciaron su edificio de Medellín proyectado para el próximo año. También muestran interés en inaugurar sus espacios en Cali y Barranquilla.

De acuerdo con el 2018 Global Coworking Survey, para finales de este año, 1,7 millones de personas estarán trabajando en 19.000 espacios de coworking alrededor del mundo, lo que demuestra su gran auge.

En vídeo, vea por qué la directora de WeWork Colombia, Karen Scarpetta, cree que este tipo de espacios tienen más beneficios que las oficinas tradicionales.

FP recomienda: 5 programas que facilitan el trabajo del emprendedor y las startups

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.